Entre 2018 y 2019 en Mendoza se realizó en Mendoza un Proyecto Piloto de Etiquetado de Eficiencia Energética en Viviendas y el diagnostico se hizo sobre 200 hogares en Mendoza.

 Este Proyecto lo lidera la Subsecretaria de Eficiencia Energética de la Nación y se instrumentó en Mendoza mediante un convenio firmado entre  EMESA (Empresa Mendocina de Energía), Municipalidad de Godoy Cruz, Municipalidad de Guaymallen, y la Secretaria de Energía de Santa Fe.

En primer lugar se dictó un Curso de (48 hrs) dictado por profesionales internacionales sobre Etiquetado en Viviendas y los beneficiarios fueron 50 profesionales de diversas formaciones. La convocatoria a profesionales fue abierta, donde se inscribieron más de 100 personas y para lo cual se realizó un sorteo público para definir los participantes.

Luego de finalizado el curso, esos mismos profesionales realizaron los diagnósticos y certificaciones energéticas en 200 viviendas de distinto tipo de construcción y antigüedad ubicadas en Godoy Cruz y Ciudad de Mendoza.

Los diagnósticos apuntaban a medir cuanta energía necesitan para mantener frías o cálidas analizando construcción y distribución.

Los resultados arrojaron que la mayoría de las casas son ineficientes, entre las categorías D,E,Fy G, cuando el óptimo se encuentra como los electrodomésticos entre las A,By C. Eso hace que consuman mucha más energía para mantenerlas confortables.

La eficiencia energética es sin duda una de las grandes asignaturas pendientes en la edificación de Mendoza.

El programa nacional de etiquetado de viviendas se hace mediante un convenio de colaboración entre Argentina y la Unión Europea y apunta a que en un futuro las casa tengan una etiqueta (como la de los electrodomésticos) lo que les agrega valor en el mercado.

El Plan de Eficiencia Energética es una apuesta a políticas de largo plazo y en esta primera etapa de proyectos pilotos participaron Santa Fe, Mendoza, Tucumán, San Carlos de Bariloche y se han sumado Salta y Ciudad de Buenos Aires.

Este estudio es el puntapié para volver a instalar la discusión de la eficiencia energética no sólo en viviendas sino pensando en la eficiencia como la energía más conveniente, la que no se consume. El 30% del consumo de electricidad y gas en una casa se pierde por ineficiencia, dijo Pablo Magistocchi Gerente de Emesa. Con estos resultados en Mendoza están trabajando varios organismos en conjunto para comenzar a delinear un futuro más eficiente. Las normativas vigentes deben considerar criterios de eficiencia, como en los códigos de edificación donde se incorporen estudios de eficiencias, criterios de eficiencia y en algún momento la etiqueta.

Te puede interesar...