Chen Jionghong, que ayuda a desviar las aguas de inundaciones hacia las áreas de almacenamiento en la cuenca del río Yangtsé, se ha acostumbrado a las noches de oficina, la comida fría y los fideos instantáneos, ya que la región se ha visto afectada recientemente por las inundaciones más fuertes en más de dos décadas.

Debido a que las inundaciones más fuertes desde 1998 han arrasado muchas áreas a lo largo del río más largo de Asia, Chen es solo uno de los miles de empleados de la Comisión de Recursos Hídricos de Changjiang, un organismo del Ministerio de Recursos Hídricos, que se ha dedicado al control de inundaciones.

La comisión realiza reuniones conjuntas dos veces al día, basándose en información de más de 30.000 estaciones hidrológicas y de monitoreo de lluvia. “Considerando la información y los pronósticos hidrológicos y de lluvia en tiempo real, analizamos el plan operativo, qué proyectos de conservación de agua vamos a movilizar para ayudar a almacenar el agua de las inundaciones”, señaló Chen, subdirector de la división de operaciones del proyecto de conservación del agua en el Buró de Prevención de Inundaciones y Sequías de la comisión.

Además de las reuniones, que generalmente duran de dos a tres horas o más, Chen y sus colegas tienen mucho trabajo que hacer y el clima traicionero puede hacer que estén aún más ocupados. “Algunas lluvias no caen según lo prevé el pronóstico”, sostuvo. “Los aguaceros pueden ser más pesados de lo previsto. Esto podría resultar en una situación de control de inundaciones diferente a nuestras expectativas. En esos casos, tenemos que ajustar los planes de operación en consecuencia y de manera oportuna”.

Una vez que llueve en la cuenca de Yangtsé, se informa al equipo. En función de los niveles de agua y los caudales en las estaciones hidrológicas y las predicciones del tiempo, el equipo determina cómo ayudar a los lugares río abajo a evitar inundaciones. Así, más de 20 expertos en control de inundaciones trabajan de forma regular con el departamento de Chen; muchas veces, se quedan hasta altas horas de la noche y a veces duermen en la oficina para estar disponibles cuando sea necesario. Durante la temporada de inundaciones no tienen días de descanso.

Según la comisión, 101 proyectos clave de conservación del agua, incluidos 41 represas, 46 áreas de detención de inundaciones, 10 estaciones de bombeo y cuatro proyectos de desviación del agua, han facilitado los esfuerzos de control de inundaciones en la cuenca Yangtsé este año. Las represas pueden almacenar 57,4 mil millones de metros cúbicos de agua y las áreas de detención de inundaciones, otros 59,1 mil millones de metros cúbicos, informó.

El departamento de Chen también debe coordinar a todos los proyectos de conservación de agua involucrados en los planes operativos dinámicos y garantizar su implementación. “La comunicación debe hacerse de forma reiterada”, sostuvo. Existen más de 52.000 represas en la cuenca de Yangtsé y muchas descargan agua antes de la temporada de lluvias para ayudar a contener las inundaciones.

El arduo trabajo de Chen y sus colegas valió la pena. El funcionamiento de las represas en los tramos superior y medio del Yangtsé ha tenido un papel importante para evitar la evacuación a gran escala de habitantes cerca del lago Dongting, el segundo lago de agua dulce más grande de China.

Chen Jionghong y Chen Guiya, ingeniero en jefe adjunto de la comisión, rechazaron un informe reciente de Reuters que pone en duda la efectividad del rol de mitigación de inundaciones de la Presa de las Tres Gargantas. Antes de que llegara la primera inundación del año de Yangtsé a la presa el 2 de julio, la comisión elaboró un plan para movilizar la represa de las Tres Gargantas y otros embalses importantes en los tramos medio y bajo del Yangtsé para ayudar a mantener el nivel del agua en la estación hidrológica de Chenglingji por debajo de 34,4 metros, que es el nivel de diseño máximo para diques en la sección. Chenglingji es donde el río Yangtsé se encuentra con el lago Dongting. “El objetivo se cumplió”, señaló Chen Jionghong. “El nivel de agua más alto en la estación durante el tiempo solo alcanzó los 34,34 metros”. Un cálculo aproximado de la comisión mostró que el nivel del agua podría haber excedido los 35,1 metros sin la ayuda de las represas, agregó. Si el nivel del agua en la estación hubiera excedido el nivel máximo para diques y hubiera continuado subiendo, las áreas de detención de inundaciones cercanas habrían tenido que usarse. Eso habría requerido la evacuación de muchas personas de las áreas a ser inundadas, indicó.

Reuters citó niveles récord de agua en algunas estaciones hidrológicas en el lago Poyang, el lago de agua dulce más grande del país, para respaldar la afirmación de las deficiencias de la Presa de las Tres Gargantas. Pero Chen Guiya señaló que si bien la estación hidrológica de Hukou, donde el río Yangtsé se encuentra con el lago Poyang, está lejos de la Presa de las Tres Gargantas, los cálculos de la comisión mostraron que las represas en los tramos superior y medio de Yangtsé habían ayudado a reducir el nivel del agua 0,2 metros durante la primera inundación del año. Sin la ayuda de esas represas, la presión sobre el control de inundaciones alrededor del lago Poyang habría sido masiva, indicó.


Te puede interesar...

Temas