China es conocida por su té, pero la mayoría de los residentes del municipio de Fushan en la provincia de la isla tropical de Hainan se han acostumbrado a empezar el día con una taza de café. Xu Shibing es uno de ellos.

Xu, gerente de Fushan Coffee Industry Co, ha trabajado en el comercio durante casi 20 años, ayudando a los agricultores a cultivar y vender café, y ha puesto al municipio en el camino hacia la prosperidad. “Mi sueño es que más personas prueben nuestro café con sabor especial y lo difundan por el mundo”, expresó el hombre de 52 años, que preside la Asociación de Café de Hainan.

 Embed      

Fushan se encuentra en la misma latitud que las Montañas Azules en Jamaica y las montañas volcánicas en Kona, Hawái, las dos áreas clave para el cultivo de café. Según Xu, la tierra roja de Fushan, rica en selenio mineral, ayuda al crecimiento de las plantas de café, produciendo una bebida con un sabor único. A pesar de que la producción anual de café de Fushan no es alta, el ambiente local y la técnica de tostado con carbono de la compañía ayudan a darle a la bebida su sabor y intensidad, sostuvo Xu.

Wang Xifei, secretario de Partido del municipio de Fushan, comentó que se utilizan 252 hectáreas de tierra para cultivar plantas de café en el municipio, con una producción de 795.000 kilogramos de café al año y un valor anual de 31 millones de yuanes (u$s 4,42 millones). En el área, donde viven unas 18.000 personas, hay también más de 30 cafeterías.

Luego de ver los beneficios de la producción de café, Wang decidió usar más terrenos baldíos para expandir la plantación. Alentó a otros agricultores a unirse a la industria para aumentar sus ganancias. Además, se planean viajes de un día a Fushan para que los visitantes ayuden al desarrollo del municipio.

Hasta hace dos años, Fu Cefu, de 46 años, un agricultor de Fushan, se mostraba escéptico sobre la economía de la plantación cuando comenzó a trabajar con Xu. Anteriormente, Fu, padre de tres hijos, cultivaba bananas. “La vida era difícil porque la plantación de bananos dependía demasiado del clima. Si había tifones frecuentes, casi no tenía cosecha”. Por lo tanto, no fue fácil para él pagar la educación de sus tres hijos, uno en la escuela secundaria y dos en la escuela primaria.

Sin embargo, Fu ahora gana 20.000 yuanes al año de las 0,2 hectáreas de tierra utilizadas para cultivar plantas de café. “Xu me entrega las semillas de café para cultivar y su compañía se encarga del tostado y las ventas. No tengo que preocuparme de que no haya mercado para mi café y esto me ha dado una gran sensación de seguridad”. Un ingreso estable, además de las ganancias del cultivo de bananas, ha sacado a la familia de Fu de la pobreza.

La plantación ha ayudado a otras 27 personas empobrecidas en el municipio a mejorar sus vidas. Otros 1.000 residentes locales han buscado trabajo en la industria. Xu comentó que nunca estuvo preocupado por el mercado del café de Fushan, “ya que nuestro producto tiene un sabor diferente y es especialmente fuerte”. Ji Changxun, un barista que trabaja para la compañía de Xu, sostuvo: “Nuestro tostado con carbono le da al café su sabor especial”.

A unos 50 kilómetros de Fushan, la aldea de Shicha ha encontrado prosperidad al cultivar una planta que crece en rocas volcánicas. Ubicada al pie de un volcán, la aldea ha desarrollado el dendrobium, una hierba medicinal tradicional de China. También promovió el turismo al transformar el centro de conservación del producto en un lugar pintoresco.

Como resultado, el ingreso anual per cápita en Shicha aumentó de 3.600 yuanes en 2013 a 24.000 yuanes el año pasado, señaló Hong Yiqian, director del comité del pueblo. “Me sentía frustrado con el estado de nuestra tierra y la escasez de agua, pero después de enterarme en 2015 que esas condiciones eran buenas para cultivar plantas de dendrobium, la aldea y la vida de las personas cambiaron”. Para el cultivo de las plantas, se utiliza un poco más de 53 hectáreas de tierra en Shicha, lo que ha dado empleo a 200 aldeanos y ha generado otros cultivos agrícolas, comentó.

Después de encontrar los mejores productos para ayudar al desarrollo de las áreas, Shicha y Fushan intensificaron sus esfuerzos para mejorar la calidad y la eficiencia del cultivo. Por ejemplo, en lugar de riego artificial, los agricultores en Shicha usan un sistema de control remoto inteligente para regar las plantas de dendrobium. Wu Qingwei, de 28 años, un técnico del pueblo, mostró cómo funciona el sistema. Al abrir una aplicación en su teléfono, puede controlar la temperatura en la plantación para ver si las plantas necesitan riego. “Este sistema no solo permite el ahorro de agua, sino que también hace que los aldeanos no necesiten regar las plantas los días de calor”, señaló Wu. Xu, gerente de Fushan Coffee Industry Co, confía en el futuro de esos cultivos, especialmente después de que se anunciara una serie de políticas preferenciales para desarrollar el Puerto de Libre Comercio de Hainan. “Siento que ahora estoy más cerca de hacer realidad mi sueño de llevar la marca de café a una escala mundial”.



Te puede interesar...

Temas