Diario Uno > China Watch > China Watch

Aumento vertiginoso en el consumo de cafés de especialidad

Cuando se inauguró A&A Coffee en Shanghai en 2017, el café de especialidad solo podía vender unas 10 tazas de café por día. Hoy vende un promedio de 100 tazas en la semana y 150 tazas los fines de semana, y esto se puede atribuir a la cultura floreciente del café en China, sostuvo la cofundadora de A&A Coffee, Lyu Manxuan.

El hecho de que los clientes de entre 60 y 70 años frecuentan el café todas las mañanas también es un indicador de que el consumo de café ha sido ampliamente aceptado y no solo por los más jóvenes, señaló Lyu, de 26 años. “La población tiene más conocimiento sobre el café ahora. Los clientes solían frecuentar los cafés principalmente por el ambiente y solo pedían cappuccino o lattes. Ahora, muchos entienden la diferencia entre los granos de café y son claramente más selectivos”.

 Embed      

De acuerdo con CIConsulting, una firma de investigación de la industria, el consumo de café en China crecería entre un 15 y un 20 % anual entre 2017 y 2021. En un informe donde se analizó el mercado del café chino, CIConsulting predijo que el consumo de café per cápita en China aumentaría de 6,2 tazas en 2018 a 10,8 tazas en 2023, con un tamaño del mercado que se triplicaría a 180,6 mil millones de yuanes (u$s 25,6 mil millones).

Shanghai ha sido sin duda el epicentro de este auge en el consumo de café y Lyu menciona factores tales como la naturaleza cosmopolita de la ciudad, la riqueza creciente de sus ciudadanos y el rápido aumento del nivel de conocimiento sobre el café. De hecho, el número de tiendas de café de especialidad en Shanghai ahora es aproximadamente 8.000, 4.000 más que en 2015, según la Asociación de Cadenas Empresariales de Shanghai.

Aunque el negocio ha sido dinámico, Lyu sostuvo que vender café de especialidad todavía “no es muy rentable”. Las principales razones detrás de esto son los altos alquileres en Shanghai y la competencia feroz. “Las pequeñas tiendas independientes como nosotros no pueden invertir tanto en marketing y promoción como lo hacen las principales cadenas de café”, expresó Lyu. “Esto significa que nuestro alcance es limitado”.

A pesar de las bajas ganancias, Lyu afirmó que está decidida a permanecer en esta industria simplemente por su pasión por el café. “Hay muchos dueños de cafés en Shanghai que solían ser abogados, médicos y élites en sus respectivas industrias, pero todos han estado dispuestos a hacer sacrificios para perseguir su amor por el café”.

Otra tienda de café que se ha beneficiado con el auge del café es Par Cafe, que forma parte de Family Mart, un operador japonés de tiendas de conveniencia. Wang Yongyi, director de marketing de Family Mart en la parte continental de China, señaló que las ventas de Par Cafe se han duplicado cada año desde 2014. El año pasado, la tienda de café vendió aproximadamente 100 millones de tazas en la parte continental de China, cinco veces más desde 2017.

La cantidad de puntos de venta de Family Mart que incluyen un Par Cafe en este territorio también ha aumentado, de 2.000 en 2018 a 2.700 en 2019. “Ampliaremos las áreas de experiencias del café en Family Mart y nuestro propósito final es lanzar nuestra marca de café de forma independiente”, señaló Wang. “Queremos hacer más que expandir nuestra presencia en el mercado. Nuestro objetivo también es ayudar a aumentar el nivel de conocimiento del café, permitiendo que más personas comprendan esta cultura y sepan lo que es el café de alta calidad y los ingredientes que se utilizan en su elaboración”.

A pesar de la competencia creciente, Lyu confía que aún hay mucho margen para que muchas compañías puedan cubrir diferentes segmentos del mercado. Mientras que las cadenas de café como Starbucks se enfocan más en ofrecer un ambiente cómodo en la tienda, aquellas como Par Cafe están dirigidas principalmente a los oficinistas que simplemente necesitan una dosis rápida de cafeína. Los cafés de especialidad, por otro lado, satisfacen las demandas de los clientes más exigentes.

La tasa de consumo relativamente baja es otro factor con el cual los que están en la industria pueden sentirse satisfechos. “En comparación con los mercados extranjeros del café, en China se toma de tres a cuatro tazas per cápita al año”, señaló Lyu. En contraste, el estadounidense promedio consume alrededor de 400 tazas al año. Los tomadores de café en los países escandinavos beben más de 1.000 al año. “Realmente no tenemos mucha competencia en un mercado potencialmente tan grande”, sostuvo Lyu. “Debemos darle la bienvenida a más tiendas de café de diferentes estilos para permitirle a la gente que entienda y disfrute la cultura del café”.

Aunque la pandemia ha afectado al mercado del café de filtro (Starbucks cerró temporalmente más de la mitad de sus puntos de venta en China a fines de enero), el mercado general del café todavía está creciendo, especialmente los segmentos del café instantáneo y del café expreso, señaló Wang.

El ritmo acelerado de la vida ha obligado a muchos consumidores que tienen poco tiempo a elegir estos tipos convenientes de café. De acuerdo con el Instituto de Investigación de China para la Industria Empresarial, el café instantáneo representa el 70 % de la participación en el mercado y el café de filtro, del 15 al 20 %. “Toda la industria del café prestará cada vez más atención a estos productos secundarios, ya que el café se está convirtiendo gradualmente en una necesidad de la vida”, sostuvo Wang. “Además, estos productos no son solo convenientes, sino que también le permiten a la gente minimizar el contacto con otros durante una epidemia”.

Te puede interesar...

Temas