Diario Uno > Basquet > Campazzo

Campazzo: "Si yo escuchara a mi ego, no podría estar acá"

Facundo Campazzo brindó una conferencia de prensa virtual, luego de su gran actuación en la victoria de Denver Nuggets sobre Charlotte Hornets

Facundo Campazzo brindó una conferencia de prensa virtual, luego de su gran actuación en la victoria de Denver Nuggets sobre Charlotte Hornets, con récord personal en asistencias y robos.

El base cordobés hizo mucho hincapié en la importancia de dejar de lado su ego para poder adaptarse a su nuevo rol, ya que pasó de ser una estrella consagrada en Real Madrid a una pieza de recambio en la NBA.

Te puede interesar...

“Si yo escuchara a mi ego, no podría estar acá. El ego es la principal traba a todo. Intento correrlo, no escucharlo, convivir con él pero controlarlo. Intento que no haya ego en cualquier decisión que tomo en el juego. A partir de ahí, sólo pueden pasar cosas buenas”, destacó.

El único argentino en la mejor liga del mundo intenta poner siempre su juego “a disposición del equipo y tomar lectura de lo que necesita”, porque “en el equipo cualquiera puede agarrar la pelota y llevarla”.

campazzo1.jpg

“Mi cabeza va más por el lado de la intensidad, contagiar a mis compañeros en defensa y estar concentrado. Si estoy en el banco, intento apoyar y estar concentrado en lo que pasa para no cometer errores al entrar. Si hay ego en eso, nada bueno puede pasar. A lo sumo puede pasar algo bueno en el corto plazo, pero yo quiero mantenerme a largo plazo. Intento quitar el ego y pensar nada más en lo que puedo hacer en la cancha para ayudar al equipo a conseguir victorias”, agregó quien fue escogido para el Rising All-Star, el partido que precede al Juego de las Estrellas de la NBA y reúne a los mejores jugadores de primer y segundo año, y que no se realizó por la pandemia.

Además, Campazzo dejó en claro por qué decidió jugar en la NBA: “Vine a desafiarme, a competir, a demostrarme que puedo jugar en un nivel como este y de adaptarme a un equipo lleno de estrellas como el de Denver. Es un desafío muy grande. Habrán momentos difíciles y momentos buenos. La NBA va y viene, algunos días tenés oportunidades, otros no tantas. Trabajo mucho en lo mental, además de lo físico, para tener todo bajo control. No es fácil, pero a eso vine”.

“Hay que hacer las cosas de la mejor manera posible, trabajando duro y mostrando el mismo camino que a mi me mostró la Generación Dorada. Ser profesional no es solo venir, cumplir horario, entrenar. Es trabajo extra, estar bien afuera de la cancha y, a la hora de jugar, vaciarse. Dejar todo. Eso a la gente le gusta y se siente identificada”, concluyó.