Diario Uno > afondo

Un test predice si morirá en 10 años

Si alguien quiere saber sus posibilidades de morir en los próximos 10 años, lo primero que debe hacer es detectar algunas señales negativas: como respirar con dificultad luego de caminar varias calles, fumar y tener problemas al empujar una silla.

Puede parecer trivial pero las señales, forman parte del "ínice de mortandad" desarrollado por investigadores de San Francisco para personas mayores de 50 años.

El examen tal vez satisfaga la curiosidad de las personas, pero los investigadores advierten que está destinado a médicos. Puede ayudarles a decidir si vale la pena realizar exámenes costosos o procedimientos médicos a pacientes que posiblemente no vivan más de 10 años.

¿Qué toma en cuenta el test? Otorga puntos de acuerdo a una serie de criterios y a más puntos peores expectativas. Por ejemplo, los hombres tienen dos puntos más que las mujeres. Adicionalmente, más allá de su sexo si la persona tiene entre 60 y 64 años recibe un punto más; de los 70 a los 74 años tiene tres y de 87 en adelante siete puntos.

Otros aspectos que toma en cuenta: cáncer, enfermedades pulmonares, insuficiencia cardíaca, tabaquismo, problemas mentales o de salud, o enfrentar mucho esfuerzo al desplazarse son factores que suman dos puntos cada uno. La lista de factores considerados también integra a la diabetes o hiperglucemia, la dificultad para empujar objetos grandes y el peso corporal.

El puntaje más alto, o el peor, es 26 y eso implica un 95% de probabilidades de morir en los siguientes 10 años. El que alcanza eso sería un varón de al menos 85 años con todas las condiciones mencionadas arriba.

Para tener cero, que significa un 3% de probabilidades de morir en la próxima década, se tendría que ser mujer menor de 60 años sin ninguna de esas afirmaciones.

Los investigadores crearon el índice analizando los datos de casi 20.000 personas que formaron parte en una encuesta nacional de salud en 1998. Siguieron a los participantes durante 10 años y casi 6.000 de ellos fallecieron en ese tiempo.

Los hallazgos del análisis se publicaron en la gaceta de la Asociación Médica Estadounidense. El Instituto Nacional de Envejecimiento y la Federación Estadounidense de Investigación de la Vejez ayudaron a financiar el estudio.

Fuente: AP