Diario Uno > afondo

Un libro con 108 cartas de amor

En­ri­que VIII en­lo­que­ció por Ana Bo­le­na an­tes de or­de­nar su muer­te, Na­po­león su­friópor el des­dén de Jo­se­fi­na, Pe­rón tu­vo en Evi­ta su "te­so­ro ado­ra­do"... Los se­cre­tos de

sus amo­res apa­re­cen en el li­bro 108 car­tas de amor, una rei­vin­di­ca­ción de es­te gé­ne­ro

ca­si ol­vi­da­do en la era de in­ter­net.

En abier­to de­sa­fío a la fie­bre por los co­rreos elec­tró­ni­cos, los men­sa­jes de tex­to

y la cul­tu­ra de las re­des so­cia­les, las car­tas de amor se man­tie­nen co­mo un buen re­cla­mo

pa­ra ena­mo­ra­dos y lec­to­res.

La edi­to­rial Long­se­ller ha apro­ve­cha­do el ti­rón de San Va­len­tín pa­ra re­co­pi­lar

108 car­tas ro­mán­ti­cas de los más va­rio­pin­tos per­so­na­jes his­tó­ri­cos en un li­bro que

aca­ba de sa­lir a la ven­ta en Bue­nos Ai­res.

"Las car­tas de amor no pa­san de mo­da, si­guen vi­gen­tes, tie­nen su pro­pio rit­mo",

ase­gu­ra la pe­rio­dis­ta Ju­lie­ta Pink en el pró­lo­go.

El li­bro se aden­tra en la in­ti­mi­dad de re­yes, em­pe­ra­do­res, po­lí­ti­cos,

es­cri­to­res y ar­tis­tas a tra­vés de la co­rres­pon­den­cia con sus aman­tes en un in­ten­to de

con­ju­gar su va­lor do­cu­men­tal con la bús­que­da de la ca­ra ro­mán­ti­ca de sus au­to­res,

ex­pli­có a Efe Va­le­ria Li­lia­na Ci­po­lla, com­pi­la­do­ra de los tex­tos.

"Mi co­ra­zón y mi per­so­na se rin­den an­te ti su­pli­cán­do­te que si­gas

fa­vo­re­cién­do­me con tu amor", le es­cri­bió En­ri­que VIII a Ana Bo­le­na en 1528, ocho años

an­tes de que or­de­na­ra en­ce­rrar a su es­po­sa en la To­rre de Lon­dres y de­ca­pi­tar­la.

En­tre ba­ta­lla y ba­ta­lla, Na­po­león Bo­na­par­te vol­có su ve­na ro­mán­ti­ca en sus

car­tas a Jo­se­fi­na.

"Mi dul­ce Jo­se­fi­na, áma­me, que es­tés bien y pien­ses muy a me­nu­do en mí", es­cri­bió

el em­pe­ra­dor en agos­to de 1796.

Un to­no muy dis­tin­to al uti­li­za­do ape­nas un par de me­ses des­pués: "No te amo, en

ab­so­lu­to; por el con­tra­rio, te de­tes­to, eres una Ce­ni­cien­ta mal­va­da, tor­pe y ton­ta.

Nun­ca me es­cri­bes, no amas a tu ma­ri­do", se la­men­ta­ba.

Qui­zá el des­dén de Jo­se­fi­na lo arro­jó en bra­zos de Ma­ría Wa­lews­ka, a quien en una

bre­ve y arre­ba­ta­da car­ta Na­po­león le con­fie­sa: "No he vis­to más que a us­ted, no he

ad­mi­ra­do más que a us­ted, no de­seo más que a us­ted".

No me­nos arre­ba­ta­do pa­re­ce Lord By­ron en su re­la­ción con Ca­ro­li­ne Lamb, una da­ma

de la al­ta so­cie­dad... ca­sa­da con otro: "Pro­me­to y ju­ro que nin­gu­na otra, de pa­la­bra y

obra, ocu­pa­rá ja­más el lu­gar en mi afec­to, que es y se­rá el más sa­gra­do pa­ra ti, has­ta

que yo sea na­da".

Las pro­me­sas de Lord By­ron se des­va­ne­cie­ron rá­pi­da­men­te a juz­gar por su

co­rres­pon­den­cia con la jo­ven Te­re­sa Guic­cio­li, a quien con­fie­sa un "amor apa­sio­na­do"

y en cu­yas ma­nos po­ne su des­ti­no con la pro­me­sa de que "nun­ca de­ja­ré de amar­te".

Tam­bién los po­lí­ti­cos han de­ja­do tes­ti­mo­nio de sus cui­tas con muy dis­tin­tos

es­ti­los, des­de la frial­dad de Si­món Bo­lí­var al apa­sio­na­mien­to de Evi­ta y Juan Do­min­go

Pe­rón.

Ni si­quie­ra en su co­rres­pon­den­cia amo­ro­sa, el cau­di­llo de la in­de­pen­den­cia es

ca­paz de ol­vi­dar­se de la po­lí­ti­ca y las trai­cio­nes. "Yo me cree­ré fe­liz cuan­do la

ca­sua­li­dad me pre­sen­te un ami­go que me sir­va de es­pe­jo", le es­cri­be Bo­lí­var a Fanny

Der­vieu du Vi­llars.

Muy di­fe­ren­tes son las car­tas de Pe­rón a Eva Duar­te, su "te­so­ro ado­ra­do" y su "

chi­ni­ta que­ri­da".

Un sen­ti­mien­to ple­na­men­te co­rres­pon­di­do por Evi­ta, quien le pro­me­te a su "

Juan­ci­to" amor eter­no y ado­ra­ción des­de el cie­lo, por­que "yo vi­vo en ti, sien­to por ti y

pien­so por ti", ad­mi­te.