Diario Uno afondo

La encuesta, elaborada por un sitio web y realizada a 2.600 personas, reveló que la mayoría de las personas compartieron poco tiempo con sus padres por "el trabajo".

Según un estudio, el 51% de los argentinos tuvo en su infancia a un "papá ausente"

Por UNO

En el marco de la celebración del día del padre, un estudio reveló que un 51 por ciento de los argentinos siente que sus papás estuvieron ausentes durante su niñez, como consecuencia de la gran cantidad de tiempo que le dedicaban al trabajo. En algunos casos, priorizar el tiempo laboral por sobre el familiar puede ser visto como una inversión en los primeros años de trabajo, porque muchos en esa etapa se están formando como profesionales y esperan sembrar hoy para cosechar mañana, pero la mayoría de los hijos no necesariamente piensan lo mismo.

Así lo reveló una encuesta del sitio web trabajando.com, que realizó a más de 2.600 personas. Ante la consulta de si durante su infancia tuvo tiempo suficiente para compartir con su padre, el 51 por ciento contestó que "muy poco ya que trabajaba mucho".

Asimismo, un 31 por ciento consideró que el tiempo que pasaban juntos fue lo suficiente para compatibilizar trabajo y familia, y sólo un 18 por ciento señaló que pasó bastante tiempo junto a supadre, ya que siempre estuvo presente.

"El trabajo es muy importante en el desarrollo y realización de un profesional, pero para quienes son padres, no puede ser el único sentido que tenga la vida, sobre todo si se tiene en cuenta que son los primeros años de vida de los niños cuando más necesitan a sus padres, y finalmente son ellos el capital humano del mañana", señaló Pablo Molouny, gerente general de Trabajando.com Argentina.

Además, el directivo explicó: "El desafío de las empresas está en permitir y crear políticas que hagan más fácil esta tarea, donde realmente se respeten los horarios y se permita una vida más allá del trabajo".

Para muchos argentinos es importante no repetir su historia de vida y ser capaces de lograr un equilibrio entre la casa y el trabajo, al menos así lo dejó de manifiesto un 55 por ciento , mientras que el 45 por ciento restante aseguró aún estar en deuda en esta materia con sus hijos.

Antes los padres tenían un mayor protagonismo en la vida de sus hijos, no sólo el sistema de vida les permitía pasar más tiempo con ellos, sino también su opinión era escuchada e incluso no se podía poner en duda algo dicho por él.

Ahora las cosas han cambiado y no sólo se comparte menos, sino también los niños son más independientes y autónomos. Así lo demuestran las cifras, las decisiones son mucho más propias, prueba de ello es que el 52 por ciento de los encuestados dijo que a la hora de elegir una carrera tomó la decisión libremente.

En tanto, un 24 por ciento aseguró que su padre lo ayudó al momento de escoger, un 22 por ciento destacó que nunca se tocó el tema entre ambos y sólo un dos por ciento no tuvo ninguna participación en la decisión, ya que el padre eligió por él. Al momento de evaluar los factores que influyeron a la hora de tomar la decisión sobre qué estudiar, para un 48 por ciento primó buscar una  carrera que sea bien remunerada, un 45 por ciento privilegió una carrera que le permitiera tener vida familiar y un siete por ciento seguir una tradición familiar.

Fuente: NA