Diario Uno > afondo

Rejuvenecimiento estelar

Hay conjuntos de estrellas muy viejas en el cielo, de unos 12.000 o 13.000 millones de años, en losque sorprende la presencia de astros azulados, muy calientes y muy masivos, aparentemente jóvenes.

¿Cómo es posible? Los astrónomos sospechaban desde hace tiempo que esas estrellas jóvenes serían

producto, o bien de la colisión de dos astros o de un proceso por el cual un astro se va tragando

la masa de otro en un sistema binario. Esos dos procesos de rejuvenecimiento estelar han sido ahora

identificados gracias a observaciones realizadas con el telescopio espacial Hubble y los astrónomos

los explican en la revista Nature.

A 28.000 años luz de la Tierra esta un conjunto globular formado por varios cientos de miles

de estrellas que fue descubierto, en 1764, por Charles Messier. Se llama M-30 y sus astros en él

tienen una edad de unos 13.000 millones de años, pero también cuenta con esos singulares astros

rejuvenecidos. 'Es como ver a unos cuantos niños en la foto de grupo de un asilo de ancianos. Lo

normal es preguntarse qué hacen ahí', explica Francesco Ferraro (Universidad de Boloña, Italia).

Hay que tener en cuenta que las estrellas muy masiva consumen más rápido su combustible nuclear y

mueren antes que las normales, por lo que su misma existencia en conjuntos de astros viejos es

atípica.

Hasta ahora los científicos se habían inclinado por el proceso de vampirismo por el que, en

un sistema binario, una estrella se va tragando la masa de otra y ese combustible añadido la hace

brillar de nuevo, por lo que parece que estuviera en sus primeras fases de evolución. Pero Ferraro

y sus colegas han descubierto que parte de esos masivos astros azulados se han formado por el

choque y consiguiente fusión de otros dos. 'Nuestras observaciones demuestran que las estrellas

producto de las colisiones tienen propiedades ligeramente diferentes de las formadas por

vampirismo, lo que supone una demostración de que los dos escenarios de formación son válidos y

pueden estar actuando simultáneamente en este conjunto estelar', comenta otro de los investigadores

del equipo, Giacomo Beccari, de la Agencia Europea del Espacio, ESA (co-propietaria del Hubble

junto con la NASA)./ ALICIA RIVERA

La investigación de Ferraro y sus colegas demuestra la existencia de dos poblaciones de estas

estrellas azuladas en M30, pero unas son más rojizas que las otras. Las más rojas se formarían por

la transferencia de masa en sistemas estelares binarios, es decir, por vampirismo, mientras que las

más azules deben producirse en colisiones.

Otra investigación también sobre estos singulares astros se publica en el mismo número de

Nature, pero se ha ocupado de un conjunto estelar diferente, denominado NGC 188. Robert Mathieu y

Aaron M.Geller (Universidad de Wisconsin, EEUU) han descubierto que el 76% de las estrellas

rejuvenecidas de NGC 188 forman parte de sistemas binarios -tres veces más que en el caso de las

estrellas normales-, cuyas características han estudiado. Ellos concluyen que la mayoría de estas

estrellas singulares, o tal vez todas, se han formado a partir de sistemas estelares múltiples ya

sea por vampirismo estelar o por colisión. Estos dos astrónomos han utilizado el telescopio WIYN,

de 3,5 metros de diámetro, para observar NGC 188.