Diario Uno > afondo

Rally Dakar: arena, sol y el mar azul

El Dakar es una competencia que se destaca por las diferentes condiciones climáticas y deterreno que tienen que afrontar los pilotos durante quince duras etapas.

Pero no solo los competidores sufren el cambio brusco. Porque detrás de ellos hay un mini mundoque vive para ellos, que sirve para ellos pero son ellos quienes también tienen que aguantar las

diferentes sensaciones.

Y entre ellos aparece este humilde servidor.

En mi primera vivencia real de un Dakar las distintas zonas, lugares, pueblos o grandes ciudadesle dan un toque mágico a esta cita. Porque de una gran ciudad se pasa a un lejano pueblo o porque

también se mezcla desierto con mar.

En estos días que se vienen eso será una constante. De un lado arena, el sol a pleno y el marazul del otro costado. Una imagen tan fabulosa como inentendible, pero la naturaleza no explica,

solo muestra de lo que es capaz.

Durante el primer cruce de la cordillera, fue por el paso San Francisco, los 4.700 metros dealtura hicieron eco en los extranjeros. Dolores de cabeza, mareos y otras sensaciones que no fueron

impedimento para fotografiar y vivir un momento impactante e indescriptible. Ah, y es cierto que la

pelota no dobla porque en un improvisado picadito con unos cordobeses pudimos comprobarlo.

Van siete días de carrera, siete días totalmente diferentes, pero donde solo sabemos cuando esde día o de noche. Se pierde la noción del tiempo, de la hora, no se sabe si es lunes o domingo

porque en el bivuac siempre uno se encuentra con lo mismo. Autos, tierra, sol, mas autos, mas

tierra, mas sol y ahora mar...

Se comparte todo en esta travesía. Se desayuna entre las 6.30 y 9.30 y se puede comer cuando auno más le guste. Un día te toca sentarte con un inglés, pasa un holandés, te habla un francés y

debes en cuando tenés suerte de cenar o almorzar con un coterráneo.

De todas maneras el cambio cultural que uno desarrolla es impagable. Se conocen modos,

formas, anécdotas y hasta por las noches se arman fogones con una pipa denominada de la paz,pero esa historia se la cuento en la siguiente columna...