Afondo Domingo, 6 de mayo de 2018

¿Qué hay detrás de los problemas?

Por Bernardo Stamateas*

bernardoresponde@gmail.com

*Psicólogo, sexólogo y escritor. Autor de los best sellers Gente tóxica, Quiero un cambio, Fracasos exitosos y Más gente tóxica, entre otros.

TW: @BerStamateas

www.bernardostamateas.com

Todos los seres humanos enfrentamos problemas alguna vez, algunos pareciera que más que otros. A nadie le gusta tener un problema y daríamos cualquier cosa por evitarlo. Pero los problemas son una parte ineludible de la vida. Te invito a considerar algunas ideas al respecto.

Todo problema es un pasaporte al crecimiento. Los seres humanos funcionamos con estabilidad. Por ejemplo, te comprás tu casa, o conseguís un buen empleo, y te estabilizás, ingresando en el piloto automático. Lo que hace el problema es quebrar dicha estabilidad. El problema es un despertador, un rompedor de la homeóstasis o el equilibrio. Vos y yo tendemos al equilibrio y el problema viene a sacudir ese equilibrio. ¿Por qué la vida nos trae un problema de vez en cuando? Porque el equilibrio no nos permite crecer y el problema nos moviliza para llevarnos al avance. Si en tu trabajo tenías diez clientes y, de pronto, cinco clientes se van, como resultado, aparece la angustia. ¿Por qué? Porque se rompió el equilibrio y apareció la crisis.

En una oportunidad me comentaron acerca de un joven de más de 20 años que no hacía nada: ni estudiaba ni trabajaba. La madre del joven, junto a su marido, se esforzaban trabajando en la empresa familiar... hasta que un día el hombre se infartó y no pudo trabajar más. El hijo entonces, para sorpresa de todos, se puso a trabajar en el negocio de la familia y decidió empezar a estudiar una carrera. Su mamá comentaba: "Se tuvo que infartar mi marido para que mi hijo se pusiera las pilas". Este joven vivió un problema, un rompimiento de su equilibrio, que lo sacudió y lo puso en movimiento. El problema siempre nos tiene que llevar al crecimiento y, por lo general, cuando uno lo supera, se da cuenta de que después está mejor que antes.

Los problemas son universales.

Lo que te ocurre a vos hoy ya le ocurrió a todo el mundo. Y ese problema que estamos atravesando aparece porque tenemos la capacidad, la fuerza interior, de resistirlo y atravesarlo. Un viejo dicho reza: "No hay nada nuevo bajo el sol". Quiere decir que siempre hay alguien que ya vivió eso malo que hoy nos toca vivir. Y la medida de nuestro problema está limitada porque nunca surge una dificultad más grande que nuestro nivel de resistencia. Si tenés un problema, estás habilitado para resolverlo y terminar mejor que antes.

Con el problema, viene juntamente la salida. Nuestro creador nos da siempre una solución a nuestro problema. Cuando el problema llega, ya hay una salida. Aunque en el momento, no podamos verla y sintamos que la situación nos supera y es más grande de lo que podemos soportar. No es así. Recordá siempre esto: Si está el problema, está la salida. Solo tenemos que calmar nuestras emociones para poder verla y aplicarla.

Cuando el famoso rey David peleó contra el gigante Goliat, este tendría unos 40 años. David lo venció arrojándole una piedra en la cabeza. Sí, leíste bien: una piedra del arroyo. ¿Cuántos años hacía que la piedra estaba en el arroyo? Desde antes que Goliat apareciera. Porque la piedra ya existía en el arroyo antes de que le apareciera el problema a David. La solución ya existe antes de que surja el problema para que, cuando este llegue, uno diga: "Estoy tranquilo porque la solución ya me ha sido provista".

Se requiere una gran dosis de fe para enfrentar los problemas con una actitud positiva pero, si decidimos cambiar nuestros pensamientos, cambiará nuestro afuera y no seremos devorados por ellos.

¡No les temas a los problemas!

Más noticias