Afondo Miércoles, 20 de junio de 2018

Para Scott Kelly viajar a Marte es una decisión política porque la tecnología ya existe

Scott Kelly, que con 520 días a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI) es el astronauta de la NASA que más tiempo pasó en el espacio, aseguró que "ya tenemos la mayor parte de la tecnología para ir a Marte", aunque viajar a ese planeta "es una cuestión más de ciencias políticas que de ciencia espacial".

"Creo que ya tenemos la mayor parte de la tecnología para ir a Marte. Algunas cosas deben mejorarse, como la protección ante la radiación, los sistemas de apoyo vital o formas de propulsión", afirmó el astronauta de 54 años que estuvo en la EEI un total de 520 días (con una misión de 340 días seguidos, entre 2015 y 2016).

"Estamos cerca del nivel tecnológico necesario para lograr ir a Marte. Si vamos o no, creo que es una cuestión más de ciencias políticas que de ciencia espacial", afirmó, en declaraciones a la española EFE.

El astronauta sostuvo que viajar al planeta rojo -un hito que la empresa Space X propone lograr en la próxima década- "sería arriesgado, podría morir gente, pero eso pasa cuando se explora lo desconocido y se vive en un ambiente extremo".

"Si queremos hacer esto de forma totalmente segura, sin riesgos, probablemente no iremos nunca", continuó Kelly, para quien con la tecnología actual el trayecto duraría alrededor de 200 días.

Scott Kelly, a la derecha, y su hermano. Foto: Robert Markowitz (NASA)
Scott Kelly, a la derecha, y su hermano. Foto: Robert Markowitz (NASA)

Kelly afirmó que la inversión en tecnología espacial está justificada por la riqueza y el conocimiento que genera.

"He pasado 520 días en total en la EEI y nunca he visto dinero allí arriba. Todo el dinero se gasta en la Tierra, en el sueldo de personas, en trabajos de alta cualificación. Las cosas que se inventan y se diseñan mejoran nuestra vida y la economía en la Tierra", resumió.

Scott Kelly es gemelo de otro exastronauta, Mark Kelly (que también estuvo en la EEI), y una de las razones de su larga estancia en el espacio fue investigar los efectos del espacio sobre su cuerpo y comparar los resultados con los de su hermano.

Después de pasar 340 días seguidos en el espacio, el comportamiento de alrededor del 7 por ciento de su ADN había cambiado respecto a su hermano, algo que, dice, no nota ni le causa ningún problema.

La mayoría de los cambios físicos de Scott Kelly, incluido su aumento de estatura de cinco centímetros, fueron respuestas temporales al ambiente de baja gravedad y oxígeno del espacio, y se revirtieron con su regreso a la Tierra.

Sin embargo, algunos genes implicados en la formación de huesos, la privación de oxígeno y la respuesta del sistema inmune siguieron comportándose de forma algo distinta, lo que la NASA atribuye al estrés corporal causado por el espacio.

Más noticias