Diario Uno afondo

En 1947 el piloto Kenneth Arnold vio una serie de objetos voladores no identificados cerca del Monte Rainier en Washingotn. Este fue el primer reporte de un OVNI, cuya descripción de “platillos voladores” permanece hasta nuestros días.

Nacían los "platillos voladores"

Por UNO

El 24 de junio de 1947 el piloto Kenneth Arnold vio una serie de objetos voladores no identificados cerca del Monte Rainier en Washingotn. Este fue el primer reporte de un OVNI en Estados Unidos, cuya descripción de “platillos voladores” permanece hasta nuestros días en el léxico popular.

El incidente le ocurrió a un piloto con más de 9,000 horas de vuelo, cuando cambió su ruta original para ir en búsqueda de un avión de carga de la marina, reportado cerca del área. Como no encontró el mencionado vehículo, regresó a su ruta original y fue entonces que pasó por la peculiar experiencia.

Arnold relató que la tarde estaba despejado mientras volaba a 2 mil metros de altura. Unos minutos después de dejar atrás a otro avión DC-4, una brillante luz lo tomó por sorpresa. Al principio pensó que casi había chocado con otro avión, pero luego notó nueve “peculiares” naves volando en formación hacia él.

Las naves volaron junto a él a una velocidad extraordinaria, calculó que a unos 2, 700 kilómetros por hora. A pesar de eso, Arnold aseguró haber visto claramente las siluetas negras de las naves, que describió como discos en forma de platillo.

En su momento, el piloto dijo que la aparición no lo alarmó demasiado, pues asumió que se trataba de naves militares experimentales. Sin embargo, no existe evidencia de tal cosa en los archivos del Departamento de Defensa.

De hecho, el Cuerpo Aéreo del Ejército aseguró que Arnold había alucinado o se había topado con un espejismo. Ante ello, el piloto insistió que estaba perfectamente lúcido e invitó a la Armada y al FBI a investigar al respecto. La armada entonces envió a un par de oficiales a hablar con él y concluyeron que si bien “un hombre de su carácter e integridad” había visto lo que dijo que había visto, la declaración inicial de la Armada permaneció íntegra.

Apenas dos semanas después del incidente, la historia de Roswell se dio a conocer y con ella, la fiebre de los OVNIS que ahora es parte de la cultura mundial.

Fuente: bitsenimagen.com