Diario Uno > afondo

Luján y Maipú son los más baratos

En Luján y Maipú, el costo de la canasta básica para una familia tipo de clase media prácticamenteno se modificó durante el primer mes del año, a diferencia de lo que pasó en el resto de la

provincia. En el mismo lapso, los productos básicos para la vida de una familia tipo crecieron más

en San Rafael que en las otras tres plazas de la provincia testeadas por el relevamiento avalado

por la Universidad Nacional de Cuyo.

Considerando un promedio de las regiones medidas, la inflación en Mendoza durante enero fue

del 2,8%, casi tres veces superior a la medida por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos

(INDEC) en la provincia, que se ubicó en el 1%.

De acuerdo con el índice deducido por la UNCuyo, el aumento de la canasta básica fue

traccionado principalmente por la suba de los alimentos, rubro que en el primer mes del año

registró un incremento del 4,5%.

El estudio del Centro de Investigaciones Económicas de la Facultad de Ciencias Económicas

reveló que, al finalizar enero, la canasta básica parcial es más barata en Luján y Maipú que en el

resto de la provincia. Los datos indican que una familia tipo necesita $2.543 para adquirir la

canasta básica en Capital y Godoy Cruz; $2.536 en San Rafael, $2471 en San Martín, y $2.394 en

Maipú y Luján.

En promedio, entre las cuatro regiones, el estudio reveló que para vivir en Mendoza sin

necesidades básicas, una familia tipo requiere $2.494, considerando los precios en supermercados

del 1 pasado. Un mes antes de esa fecha alcanzaba con $2.426 para adquirir los mismos productos.

De acuerdo con el seguimiento del centro de estudios dirigido por el economista Alejandro

Trapé, en el último año, el costo de la canasta básica trepó el 16,8%, mientras que la canasta

alimentaria lo hizo el 18,6% en el mismo período. Esta última categoría comprende los consumos de

alimentos y bebidas de una familia tipo.

La merma de los precios de las frutas y verduras, determinada por la estacionalidad, no fue

suficiente para frenar el incremento de los precios de los lácteos y, principalmente, la carne. La

suba de precios de estos dos productos de la ganadería alteró la vida política nacional durante el

primer mes del año y determinó, además, subas en los precios de los derivados. Así, el valor del

pollo y el pescado, por ejemplo, en la góndola mostró aumentos.

El estudio del costo de la canasta básica parcial se hace sobre el seguimiento de los precios

en supermercados de un total de 216 productos. De éstos, 121 son alimentos, diez son bebidas, 60

son productos de limpieza y 25 son de higiene personal. Los responsables del estudio denominan a

esta canasta como parcial, debido a que no incluye rubros tales como alquileres, educación y salud,

que pueden tener impacto sobre el bolsillo del consumidor.

La canasta básica parcial representa, según los autores del trabajo, el 70% de los gastos de

una familia tipo (matrimonio con dos hijos menores de 12 años) de clase media.