Diario Uno afondo

Los escribanos argentinos celebran su día

Por UNO

Este 2 de octubre, en toda la Argentina se celebra el Día del Escribano, en coincidencia con el del Notariado Latino. El escribano es un profesional del derecho que ejerce una función pública. El Estado le delega la facultad de “dar fe pública” de contratos, actos y hechos, en los que se fundan los derechos de las personas y que, por esa misma razón, necesitan tener un sello de autenticidad.

El escribano da fe de todo lo ocurrido en su presencia y de las firmas de las personas que participaron en ese acto. Además, realiza un minucioso control de legalidad previo a la firma.

Estos contratos, actos y hechos quedan plasmados en una escritura pública, en donde la firma del escribano avala todo un proceso previo de control de legalidad que le atribuye un grado de certeza absoluto. Por ejemplo, cuando una persona compra una casa, el Estado ofrece, a través de la intervención de un escribano, un sistema mediante el cual esa transacción no puede ser posteriormente discutida y será válida, siempre y cuando se hayan cumplido los requisitos que indican las leyes vigentes.

El escribano es imparcial, no toma posición por alguna de las partes, es neutral sobre lo que sucede, y este atributo lo diferencia claramente de otros profesionales del derecho. Es “el escribano del acto”, y no de una de las partes.

Cumple también una labor preventiva. En el caso de emprender un negocio, el asesoramiento que brinda este profesional es fundamental para adoptar la opción más conveniente, porque es quién analiza y evalúa la importancia de los datos que se disponen y, en general, previene acerca de los derechos y obligaciones.