Diario Uno > afondo

Latinos golpeados por la crisis mundial

WASHINGTON - La comunidad hispana en Estados Unidos sufrió un año negro en 2009 con una tasa de

desempleo superior a la media nacional, un oleada sin precedentes

de casas perdidas por impago de hipotecas y el fantasma del retorno a los países de origen

para los inmigrantes sin trabajo.

La primera potencia mundial cerró el año con un índice de desempleo del 10%, pero entre los

hispanos la tasa fue del 12,9%, con un impacto especialmente devastador en el sector de la

construcción, donde uno de cada cuatro trabajadores son latinos y la tasa de desempleo global es

del 22,5%.

En los últimos doce meses, el desempleo, que subió un 3% globalmente en Estados Unidos (sin

precedentes desde 1949) aumentó un 3,4% entre los hispanos.

Los hispanos sólo son superados por la comunidad afroamericana, con un desempleo en

diciembre de 2009 del 16,2%. A pesar de una leve recuperación en noviembre, las cifras son

"tozudas", reconoció este viernes la secretaria de Trabajo Hilda Solís, en entrevista con

corresponsales hispanos.

Lo más inquietante para los hispanos en estos momentos es el desaliento, añadió Solís.

"Eso es algo que sucede típicamente cuando la gente agota su seguro de desempleo: dejan de

seguir buscando", añadió.

"Mi mensaje es que no nos demos por vencidos: tenemos que seguir buscando trabajo, buscar

reciclaje profesional. Tenemos que hacer cambios y convencer a la gente en nuestras comunidades de

que llegó el tiempo de hacer esas inversiones", añadió.

Para los que no pueden soportar la angustia de la falta de trabajo, un nuevo fenómeno está

apareciendo, aunque los expertos no se ponen de acuerdo sobre su importancia: el retorno a sus

países de origen.

Pueblos mexicanos o centroamericanos, que durante lustros vivieron casi exclusivamente de las

remesas que mandaban los hombres que emigraron legal o ilegalmente a Estados Unidos, ven como

algunos de ellos regresan con la manos vacías.

En consulados como el mexicano en Phoenix (Arizona), inmigrantes triplicaron sus solicitudes

de transferencia escolar para sus hijos, un signo de que vuelven a su país para quedarse.

Pero un centro de estudios, el Pew Hispanic Center, detectó que el promedio de mexicanos que

regresan a su país fue de 433.000 entre febrero de 2008 y febrero de 2009, casi sin cambios

respecto al año pasado.

"No hemos descubierto que regresen más, pero sí hemos encontrado cifras que indican que

muchos menos intentan entrar" en el país, explicó a la AFP Rakesh Kochhar, del Pew Hispanic Center.

La crisis económica estadounidense se originó por la burbuja inmobiliaria, y los hispanos

resultaron también muy afectados por su desastroso estallido.

Unos 1,3 millones de hogares hispanos perderán su casa a causa de hipotecas impagables en

los próximos cuatro años, calcula La Raza, el principal grupo de presión hispano.

El grupo pide medidas urgentes al Congreso para seguir apoyando a los latinos, como nuevos

programas de trabajo temporal financiados con un nuevo plan de estímulo económico.

"Como el resto de los trabajadores, los hispanos, nacidos o no en Estados Unidos, mejorarán

como el resto de empleados", advierte sin embargo Kochhar.