afondo afondo
lunes 25 de junio de 2018

Las lecciones de piano ayudan a los niños a mejorar en lectura

Un nuevo estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, ha descubierto que las lecciones de piano tienen un efecto muy específico en la capacidad de los alumnos del jardín de infancia para distinguir diferentes tonos, lo que se traduce en una mejora en la discriminación entre las palabras habladas. Sin embargo, las lecciones de piano no parecen conferir ningún beneficio para la capacidad cognitiva general, medida por el cociente intelectual, la capacidad de atención y la memoria de trabajo.

"Los niños no diferían en las medidas cognitivas más amplias, pero mostraron algunas mejoras en la discriminación de palabras, particularmente para las consonantes. El grupo de piano mostró la mejor mejoría allí", dice el autor principal del artículo, Robert Desimone, director del Instituto McGovern de Investigación Cerebral del MIT. El estudio, realizado en Pekín, sugiere que la formación musical es al menos igual de beneficiosa para mejorar las habilidades lingüísticas, y posiblemente más beneficiosa, que ofrecer a los niños lecciones extra de lectura. La escuela donde se realizó el estudio continuó ofreciendo clases de piano a los estudiantes, y los científicos esperan que sus hallazgos puedan alentar a otras escuelas a mantener o mejorar sus ofertas de música.

El autor principal del trabajo, Yun Nan, profesor asociado de la Universidad Normal de Beijing, detalla las conclusiones del trabajo en un artículo que se publica este lunes en 'Proceedings of the National Academy of Sciences'. Otros autores son Li Liu, Hua Shu y Qi Dong, todos de la Universidad Normal de Beijing; Eveline Geiser, excientífica investigadora del MIT; Chen-chen Gong, investigador asociado del MIT; y John Gabrieli, profesor de Grover M. Hermann en Ciencias de la Salud y Tecnología, profesor de Ciencias Cerebrales y Cognitivas, y miembro del Instituto McGovern de Investigación Cerebral del MIT.

Estudios previos han demostrado que, en promedio, los músicos se desenvuelven mejor que los no músicos en tareas como comprensión lectora, distinguir el habla del ruido de fondo y el procesamiento auditivo rápido... Sin embargo, la mayoría de estos estudios se han realizado preguntando a las personas sobre su formación musical pasada. Los investigadores del MIT querían realizar un estudio más controlado en el que pudieran asignar aleatoriamente a los niños a recibir lecciones de música o no, y luego medir los efectos.

Decidieron realizar la evaluación en una escuela en Beijing, junto con investigadores del Instituto IDG/McGovern de la Universidad Normal de Beijing, en parte porque los funcionarios de educación estaban interesados en evaluar el valor de la educación musical frente a la enseñanza adicional de lectura. "Si los niños que recibieron capacitación musical obtuvieron igual de bien o mejores resultados que los niños que recibieron instrucción académica adicional, eso podría justificar por qué las escuelas podrían querer continuar financiando la música", dice Desimone.

Los 74 niños que participaron en el estudio se dividieron en tres grupos: uno que recibió lecciones de piano de 45 minutos tres veces por semana; otro que recibió instrucciones de lectura adicionales durante el mismo periodo de tiempo; y uno que no recibió ningún tipo de intervención. Todos los niños tenían 4 o 5 años y hablaban mandarín como su lengua materna.

Después de seis meses, los investigadores evaluaron a los niños sobre su capacidad para discriminar palabras basándose en las diferencias en las vocales, las consonantes o el tono (muchas palabras en mandarín difieren solo en el tono). Una mejor discriminación de palabras generalmente se corresponde con una mejor conciencia fonológica: la conciencia de la estructura de sonido de las palabras, que es un componente clave para aprender a leer.

Los niños que tenían lecciones de piano mostraron una ventaja significativa sobre los niños en el grupo de lectura adicional al discriminar entre palabras que difieren en una consonante. Los niños tanto en el grupo de piano como en el grupo de lectura extra se desenvolvieron mejor que los niños que no recibieron ninguna intervención cuando se trataba de palabras discriminatorias basadas en las diferencias vocales.

Los científicos también usaron la electroencefalografía (EEG) para medir la actividad cerebral y encontraron que los niños en el grupo de piano registraban respuestas más fuertes que los otros niños cuando escuchaban una serie de tonos de tono diferente. Esto sugiere que una mayor sensibilidad a las diferencias de tono es lo que ayudó a los niños que tomaron lecciones de piano a distinguir mejor las palabras distintas, dice Desimone. "Eso es algo muy importante para los niños en el aprendizaje del lenguaje: poder escuchar las diferencias entre las palabras --dice--. Realmente, se beneficiaron de eso".

En las pruebas de coeficiente de inteligencia, atención y memoria de trabajo, los investigadores no encontraron diferencias significativas entre los tres grupos de niños, lo que sugiere que las lecciones de piano no confieren ninguna mejora en la función cognitiva general. "Hay beneficios positivos para la educación del piano en niños pequeños, y parece que para reconocer las diferencias entre los sonidos el habla suena, es mejor que la lectura extra. Eso significa que las escuelas podrían invertir en música y se generalizarán los sonidos del habla", dice Desimone.

"No es peor que darles más lecturas a los niños, que es probablemente lo que muchas escuelas están tentadas a hacer: deshacerse de la educación artística y simplemente tener más lectura", añade Desimone, quien ahora espera profundizar en los cambios neurológicos causados por la formación musical. Una forma de hacerlo es realizar pruebas de EEG antes y después de una única clase de música intensa para ver cómo se ha alterado la actividad del cerebro.
Fuente:

Más Leídas