Afondo Miércoles, 23 de mayo de 2018

Las aves habrían perdido los dientes para favorecer el desarrollo del embrión

Los pájaros están dotados de un pico sin dientes como también lo estaban algunos dinosaurios del Mesozoico.

¿Por qué las aves, que descienden de los dinosaurios, perdieron sus dientes durante el proceso evolutivo? Quizá para que sus huevos se abrieran más rápidamente y tener más posibilidades de supervivencia, según un estudio publicado el miércoles.

Las aves modernas están dotadas de un pico sin dientes como también lo estaban algunos dinosaurios del Mesozoico (-251 millones de años a -65 millones de años).

Se han planteado varias hipótesis para explicar el pico de las aves. Para algunos investigadores, la desaparición de los dientes permitió reducir el peso de la cabeza y facilitar el vuelo activo de los pájaros.

Pero eso no explica porqué algunos dinosaurios carnívoros del Mesozoico incapaces de volar no tenían dientes sino pico, objeta un grupo de investigadores de la universidad de Bonn en un estudio aparecido en Biology Letters (Royal Society).

La tesis más comúnmente aceptada es la de un cambio en el régimen alimentario en las aves. Su pico les habría permitido atrapar más fácilmente algunos tipos de alimentos, como los granos y semillas.

Eso habría facilitado su supervivencia durante la gran extinción de las especies hace unos 65 millones de años, provocada principalmente por la caída de un asteroide gigante que alteró el clima del planeta.

Los investigadores de la universidad de Bonn apuntaron el miércoles una nueva hipótesis relacionada con la estrategia de reproducción de los dinosaurios aviares y a la duración de la incubación de los huevos.

Se basan en una investigación reciente de paleontólogos estadounidenses que puso en evidencia la lenta incubación de los huevos de los dinosaurios. Esta habría sido de varios meses, como las de los reptiles primitivos, mientras que en las aves modernas la incubación dura mucho menos (de unos diez días a unas semanas).

Y la causa de ello, residiría en los dientes: su desarrollo en los dinosaurios tomaba alrededor del 60% del tiempo de la incubación. Así, el embrión debía, de alguna forma, "esperar en el huevo" a que sus dientes terminaran de formarse, subrayaron los investigadores Tzu-Ruei Yang y Martin Sander.

Teniendo en cuenta que los huevos suelen ser presa de los predadores, la mayoría de los dinosaurios los enterraban y no se ocupaban de ellos.

Y a eso se debería que el periodo de incubación se redujera, permitiendo una eclosión más rápida, lo que supuso "una importante ventaja" evolutiva.

"Sugerimos que la selección natural a favor de una desaparición de los dientes es un efecto secundario de la selección a favor de un crecimiento más rápido del embrión y de un periodo de incubación más corto", señalaron.

Esta observación también explicaría la pérdida de los dientes y la presencia de pico en algunos dinosaurios no aviares, subrayaron los investigadores.

Más noticias