Diario Uno > afondo

La Tierra no es una gran despensa

PARÍS - En la cúspide de la cadena alimentaria, los seres humanos se dan todos los gustos, pero aun precio elevado: la pesca masiva extingue las especies marinas, y la piscicultura contamina el

agua, los suelos y la atmósfera, por lo que habrá que empezar a cambiar de hábitos.

Alimentar a la humanidad –9 mil millones de individuos en 2050, según las previsiones de la

ONU– requerirá adaptar nuestro comportamiento, sobre todo en los países más ricos, y ayudar

masivamente a los países en desarrollo.

Según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la

alimentación (FAO), publicado el jueves, la producción mundial de carne debería duplicarse, hasta

463 millones de toneladas, para responder a la demanda mundial.

Un chino que consumía 13,7kg de carne en 1980 come hoy como promedio 59,5kg. En los países

desarrollados se comen más de 80kg por persona y por año.

"El problema es cómo impedirlo. Cuando el ingreso aumenta, el consumo de productos cárnicos y

lácteos sigue el mismo camino: no hay ejemplo contrario en el mundo", constató Hervé Guyomard,

director científico en Agricultura del Instituto nacional de la investigación agronómica de Francia

(INRA), responsable del informe Agrimonde sobre "los sistemas agrícolas y alimentarios mundiales

ante el horizonte 2050".

Actualmente, la agricultura produce 4.600 kilocalorías por día y por habitante, suficiente

para alimentar a 6.000 millones de individuos.

Pero de ese total, 800 se pierden en el campo (enfermedades, insectos, almacenamiento), 1.500

se dedican a la alimentación de los animales, que sólo restituyen en promedio 500 calorías en la

mesa, y 800 se desperdician en los países desarrollados.

Por otra parte, la ganadería cuesta caro al medio ambiente: 8% del consumo de agua, 18% de

las emisiones de efecto invernadero (más que los transportes) y 37% del metano (que calienta el

clima 21% más que el CO2) emitido por las actividades humanas.

Y aún cuando sea fuente esencial de proteínas, la carne de vacuno no es "rentable" en el

plano alimentario: "Se necesitan 3 calorías vegetales para producir un 1 caloría de carne de ave, 7

para 1 caloría de cerdo y 9 para una caloría bovina", destacó Guyomard.

De esta manera, más de un tercio (37%) de la producción mundial de cereales sirve para

alimentar el ganado –56% en los países ricos– según el World Ressources Institute.

Todo esto es un lujo, aun cuando Guyomard matiza recordando los servicios que presta un

bovino: "Único capaz de valorar la hierba, sustituto de la mecanización y productor de abonos".

¿Cabe pues disminuir el consumo de carne y sustituirlo por pescado?

Los océanos no pueden ser considerados como una despensa inagotable, estima Philippe Cury,

director de investigaciones del Instituto de investigación para el desarrollo (IRD).