Diario Uno > afondo

La motivación es clave para cumplir nuestros sueños

Por Bernardo Stamateasbernardoresponde@gmail.com

Cuando estamos en la carrera detrás de nuestros sueños solemos caernos, pero esto no es lo importante, sino que lo importante es la velocidad con la que nos levantamos, que tiene que ver con la motivación que tenemos.

Lo más importante que puede hacer una persona para alcanzar sus sueños es cuidar la pasión que siente por éstos, de esta manera va a estar motivado para alcanzar todo lo que se ha propuesto.

Sin embargo, muchas personas a diario dicen estar desanimadas, que no tienen sueños, proyectos ni deseos, y tampoco sienten la motivación para poder alcanzar sus metas.

Pensá que una persona desanimada siempre abandona el proyecto que está en su corazón, por eso no tenés que desanimarte, porque esto puede ser destructivo para alcanzar tus metas.

Si una persona espera constantemente las cosas buenas siempre estará motivado. Estar motivado es saber que llegaré a todo a pesar de las circunstancias y de los obstáculos que se puedan atravesar en el camino. Estar motivado siempre te llevará a expandirte.

Cuando una persona está motivada siempre cree en su sueño y no se detiene en medio de las crisis porque sabe que va a llegar a su meta.

Una persona motivada sabe que después de la crisis va a llegar otra oportunidad y eso lo motiva a seguir adelante. La motivación interna es la que nos da energía y fuerzas para estar motivados y seguir siempre hacia adelante, sin detenernos.

Muchas personas necesitan de la motivación externa para alimentarse internamente, buscar afuera el permiso para emprender sus sueños; esto sucede porque han perdido el fuego interno, la capacidad de motivarse a sí mismos, esperando que “el afuera” los motive para crear cosas nuevas.

Por este motivo es que cuando la motivación externa no se produce, la persona se siente frustrada y se resigna, además de muchas veces optar por abandonar su proyecto.

Pero si sos de las personas que están motivadas internamente vas a ser buscado por aquellos que no lo estén, vas a ser una fuente de inspiración para todo el que esté a tu lado y vas a ser de gran ayuda para ellos.

¿Cómo demostrarle al otro que creo en sus capacidades?

•Resaltando lo mejor de la persona: todos tenemos cosas positivas y negativas, pero tenemos que ver con qué nos quedamos. Si querés motivarte eficazmente debés conectarte con lo positivo, conectarte con ello y recordar todas las cosas que has alcanzado hasta hoy.

•Oyendo al otro: cuando una persona es escuchada se siente especial y apreciada, si hablamos no podemos escuchar a las personas cuando nos hablan de lo que les interesa.

•Ser apasionado: si querés motivar a otra persona tenés que hacerlo con pasión, con ganas.

•Corrigiendo con amor: la corrección libera el potencial, aunque a nadie le gusta ser corregido. Enseñarle al otro que desafíe todo y a sí mismo.

Tenemos que lograr remplazar la motivación externa por la interna, porque al estar afirmados y validados la motivación interna nos va a llevar a tomar el camino que habíamos abandonado nuevamente y conectarnos con nuestro sueño.

Cuando la queja y el desánimo ya no tengan lugar en tu vida vas a seguir avanzando a pesar de las circunstancias externas, entonces nada te va a mover de tu propósito y vas a poner pasión y fuerza a lo que hagas.

El caso Einstein

A Albert Einstein, el científico más importante del siglo XX, descubridor de la relatividad, en sus inicios las cosas no le resultaron fáciles, tardó ocho años en encontrar trabajo en una universidad, siempre sin rendirse y con optimismo.

Mientras trabajaba en una oficina de patentes (cargo nada apropiado para alguien con sus estudios), descubrió la teoría de la relatividad, que cambió el enfoque de la física moderna.

Siempre trabajaba con una gran concentración y un gran optimismo. Cuando no encontraba una solución, al día siguiente volvía a intentar solucionar el problema con un enfoque distinto, sin perder el entusiasmo. Era consciente de que las cosas sólo se consiguen con esfuerzo.

Fue famoso por su humildad, buen humor y amabilidad, siempre afrontó los problemas con una sonrisa, no dejándose ensombrecer por las circunstancias adversas.

Cada mañana al levantarte incentívate y agradece por todo lo que vas a lograr. Las personas motivadas siempre hablan del lugar hacia donde se dirigen. No hables de lo que perdiste, de lo que antes no pudiste alcanzar, pon en tu boca palabras de fe y habla de todo lo que vas a lograr.