Diario Uno > afondo

La misión de Francisco

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - Francisco de Asís comenzó su camino hacia la santidad siguiendo lo que describió como una orden de Dios: "Reconstruye mi Iglesia". Y el nuevo Papa, que adoptó su nombre, escuchó el mismo mensaje de los cardenales que lo eligieron.

En el siglo XIII, San Francisco recorrió la campiña italiana reparando capillas abandonadas antes de darse cuenta de que su misión era cambiar toda la Iglesia católica.

Con 76 años, el papa Francisco no tiene tanto tiempo para ponerse manos a la obra.

Lo que sí tiene el primer Papa jesuita de la historia es la experiencia de haber administrado la Iglesia en su Argentina natal, como Provincial de su orden y presidente de la conferencia episcopal. Como arzobispo de Buenos Aires afrontó desde la pobreza hasta cuestiones políticas.

"Ha estado en la cima de la organización, pero no ha sido domesticado por eso", dijo el reverendo James Hanvey, un teólogo jesuita. "En lenguaje gerencial, ha mantenido los valores centrales. Quiere que todos volvamos a centrarnos en los valores centrales", añadió.

Los antecedentes Jorge Mario Bergoglio muestran que tiene fuertes convicciones y que no teme adoptar medidas impopulares.

José María Poirier, editor de la revista católica laica Criterio de Buenos Aires, dijo que los empleados de la Iglesia argentina lo describen como un jefe "atento, humano y considerado" pero también exigente, con poca paciencia para la burocracia y que designa asistentes talentosos.

El fracaso de su predecesor, Benedicto XVI, en ese sentido explica en parte las disputas internas que paralizaron la burocracia de la Curia Romana y salieron a la luz pública a través de documentos del Vaticano filtrados el año pasado.