Diario Uno > afondo

La II muerte del general

La victoria en las elecciones chilenas del liberal-conservador Sebastián Piñera, sobre el candidatode la Concertación, el democristiano Eduardo Frei, se presta a una aritmética tan engañosa como

convencional: crece la derecha y retrocede la izquierda en América Latina. Pero la alternancia

chilena tiene probablemente mucho más que ver con otra clase de renovación del paisaje político.

Como escribe el profesor Manuel Alcántara: "aplicar el término ciclo político a Latinoamérica

reproduce la habitual confusión que se genera cuando se ve la región como un todo homogéneo".

Derecha e izquierda, las hay, pero dentro de ambas las diferencias son tales que situar en el mismo

apartado a Venezuela y Brasil porque ambos sean países nominalmente de izquierda, resulta más que

equívoco. Mucho más racional sería hablar de naciones con instituciones democráticas consolidadas y

no consolidadas. Chile, aunque obra como una democracia plenamente consolidada, tenía, sin embargo,

hasta el domingo una nota limitativa al pie: aunque el general golpista Augusto Pinochet había

muerto física y políticamente hacía ya algún tiempo, no podía decirse lo mismo del pinochetismo

electoral. Ese puede ser, en cambio, el gran fiambre de las presidenciales del domingo.

El triunfo de Piñera, que había votado 'no' en el referéndum de 1989 contra el sombrío

militar, entraña un cambio tan simbólico como necesario, pero no en el clásico tránsito de

izquierda a derecha o viceversa, porque lo que une a Piñera con Frei es bastante más de lo que los

separa. Ahí es donde reside la continuidad de fondo. Lo novedoso hay que buscarlo en la

personalidad del propio candidato: exitoso hombre de negocios, número 701 en la lista Forbes de los

más ricos del mundo, propietario del club de fútbol Colo-Colo, todo un Berlusconi pero a bien con

la Justicia y dotado de cualidades que han seducido a una mayoría de chilenos, quienes aun

agradeciendo a la Concertación los servicios prestados durante los últimos 20 años, podían estar

fatigados de un gobierno que tenía que estar permanentemente calibrando cuotas de poder entre la

izquierda-izquierda; la no tan izquierda; y el centro, principales fuerzas que integraban la

coalición.

La derrota de Pinochet en la consulta de 1989 frustró sus planes de sucederse a sí mismo,

pero no lo liquidó políticamente del todo. Su alargada sombra siguió proyectándose sobre el país,

limitando, amagando, atemorizando. Cierto que esa amenaza se fue difuminando como la vida misma, y

Chile llegó a la democracia sin adjetivos bastante antes de que muriera el general, pero el

pinochetismo antropológico no podía desaparecer tan fácilmente; el juez Baltasar Garzón lo quiso

rematar en 1998 juzgándolo en España, cuando el ex dictador estaba de shopping en Londres, pero las

autoridades judiciales británicas se inventaron circunstancias extenuantes para que escapara a la

Justicia. Y por ello solo esta aparente 'piñerización' democrática de gran parte de la derecha

chilena viene a constituir la segunda

y definitiva muerte del dictador.

En Chile se perfilan así hoy dos nuevas fuerzas políticas: la del socialista disidente Marco

Enríquez Ominami, conocido como 'Me-O', que obtuvo un 20% de sufragios en primera vuelta; y el '

piñerismo' post-pinochetista. Ominami ha dicho que va a formar un nuevo partido. ¿Para dar el golpe

de gracia a la Concertación, o negociar con ella de poder a poder? ¿Cabe reinventar la coalición

fraguada por Ricardo Lagos y José Miguel Insulza con los dos Frei, padre e hijo, o más bien el

futuro pertenece a un bipartidismo de socialdemocracia reconstruida y derecha moderna? El

historiador Alfredo Jocelyn-Holt afirma que Chile es un país "de güelfos y gibelinos, lo que,

aparte de plantear el interrogante de a qué tercera vía pertenecía el general, probablemente se

reflejaba en la formación de las dos grandes coaliciones, que eran necesarias para dotar de la

mayor base posible de acuerdo a la adopción de una democracia plena.

Pero el triunfo de Piñera, elegido sin resabios del pasado, parece que deja a todos en

libertad de buscar de nuevo su sitio. Es lo que Hernando Soto llama "la gasificación del voto", una

dispersión que dibuja un panorama mucho más complejo de 'Me-oístas' y socialistas de la

Concertación, unidos o desunidos, por un lado; piñeristas liberados de Pinochet, por otro; la DC

como derecha de la izquierda e izquierda de la derecha buscándose la vida; y otros partidos menores

a ambos extremos del espectro electoral. Todos pueden defender su suerte por separado. Y ese

estupendo bochinche lo ha armado un presidente electo llamado Sebastián Piñera.