afondo - Netflix Netflix
miércoles 06 de diciembre de 2017

La fama por espiar la vida sexual de los otros

El recientemente estrenado documental de Netflix recorre los más de 30 años que el escritor y periodista Gay Talese investigó la historia de Gerald Foos, un hombre que modificó su motel para acceder a la intimidad de sus huéspedes.

Tras una investigación que se extendió por más de 30 años, el periodista y escritor norteamericano Gay Talese publicó El motel del voyeur, un texto de no ficción basado en los relatos de Gerald Foos, un hombre que tras años de impunidad contactó a Talese para que éste escribiera su historia, por cierto muy singular: Foos había comprado un motel – The Manor House – y lo había adaptado para poder acceder a la intimidad de sus clientes.

En 1980, cuando Talese había sacudido a la sociedad norteamericana con su libro La mujer de tu prójimo –cuya investigación llevó a Talese a ser parte de comunidades de sexo libre– Foos le envió una carta y lo invitó a su motel, donde el escritor pudo, por unos días, compartir la visión del voyeurista, que más allá de admitir sus perturbadoras preferencias sexuales se presentaba a sí mismo como un estudioso de las costumbres sexuales y por ello llevaba un detallado diario acerca de a quienes espiaba.

En ese momento Talese no aceptó escribir sobre Foos porque éste no deseaba ser mencionado en el libro con su verdadero nombre, requisito insalvable para el escritor, que con estos datos certificaba que su obra no era de ficción.

Cómo se fue armando el libro y la extraña relación de amor-odio que se establece entre los protagonistas han quedado reflejados no sólo en el libro (en nuestro país editado por Alfaguara, a $279) sino en el documental Voyeur, estrenado el 1 de diciembre en la plataforma Netflix.

El documental expone las teorías que Talese considera esenciales para el ejercicio del periodismo y el cuidado que los editores (en esta historia son los de The New Yorker) aplican al chequeo de las fuentes, que en este caso en particular era una sola: el relato del mismo voyeurista.

A partir de ciertas incongruencias que comenzaron a surgir del relato de Foos, Talese se vio envuelto en un escándalo, no sólo por ser parte de un delito –mirar a personas que ignoraban ser observadas teniendo relaciones sexuales– sino por considerar que había sido engañado por su único informante, algo que llevó a Talese a renegar de su propio libro.

Por momentos urticante –las justificaciones del voyeurista lo son–, el documental resume los momentos más complejos de la relación Foos-Talese, incluida la confesión de que el voyeurista fue testigo no sólo de las relaciones sexuales de cientos de personas sino también de un homicidio.

Un documental insoslayable para los periodistas y para aquellos que quieran ver "la cocina" de una investigación, que en manos de un consagrado como Talese debería ser una garantía, pero que con casi 70 años de profesión fue engañado por un hombre al cual no le importaba hacerse conocido por su conducta sexual. Lo que le interesaba, como en muchos casos, era acceder a sus escasos minutos de fama. En este caso, a cualquier precio.
Fuente:

Más Leídas