Diario Uno afondo

Los destinos tradicionales tienen ese gusto a espacios bien cuidados, lugares con historia, buena mesa y mejor clima de fiesta perpetua. Galería de fotos.

La eterna Costa del Sol de la vieja España

Por UNO

En la película El nadador, Burt Lancaster braceaba por las piscinas del barrio saludando a sus vecinos. Un trasiego que podría realizar cualquier bañista transeúnte por la Costa del Sol engarzando establecimientos muy bien equipados en los que la risa acompaña a la sorpresa.

Hay chiringuitos (bares) de espeto (las sardinas en verano es cuando más jugosas están). Y escenarios chill out de tramoya balinesa-tailandesa, así como algunos de los beach club más glamorosos de la Península.

Estos arenales andaluces lucen en general densamente urbanizados y la renovación de muchas licencias de chiringuitos está condicionando las aperturas. Pero todo lo suple tanto el clima impagable como la gracia inequívocamente malagueña que da pie a mil historias únicas.

Los precios entre la Costa de Sol oriental y la occidental varían sustancialmente: desde los 3 euros, unos $20 con la cotización de $6,50 por euro, de la hamaca individual del Saböa Beach Club de Torre del Mar a los 125 euros diarios de la cama triple (toallas para tres incluidas) para tumbarse al sol en el Nikki Beach de Marbella. El resto del presupuesto depende de lo que se consuma.

Marbella

Es, junto con Ibiza, la marca española más internacional en cuanto a divertimento litoral. Ingleses, norteeuropeos, cada vez más rusos… El primer sector costero según se llega desde la capital es el más arenoso. En Elviria nos toparemos con el hedonismo del Nikki Beach, lo que sería un tres estrellas Michelin en el universo de los clubes playeros.

Cadena internacional que cumple diez años en Marbella con su sucesión de camas aterrazadas hasta casi besar la orilla. Mañana se celebra aquí la Cuban Mojito Party.

Seguimos caminoEn la A-7 haremos un cambio de sentido en Rosario para conocer el Bonos Beach. A sus camas con sombrillas las escoltan dunas bien colonizadas y hacen faltan casi cincuenta metros para que el agua cubra.

Los fines de semana todo gana vidilla con el saxofonista o la cantante, al tiempo que fluyen los daiquiris de fresa bajo el patio andaluz del que penden bolas de espejos. Sus precios –de la carne gallega al atún– fluctúan dentro de los márgenes razonables y dispone de playas de estacionamiento gratuitas.

Retomamos la A-7 hacia Málaga capital. Tras la gasolinera Repsol, giramos por el primer desvío. Por la pista de tierra alcanzamos el Ranchón Cubano, situado en una de las playas marbellíes mejor preservadas, la del Real de Zaragoza.

El suyo es un modesto barcito en el que a las cinco deja de servir comidas en favor de una marea de bailarines de salsa, merengue y bachata elevando la sensualidad que ya de por sí desprenden biquinis y bañadores. La receta del mojito es la misma que usa la habanera Bodeguita del Medio. Por exigencias medioambientales veremos este entramado de bambú en 2014 retranqueado 60 metros.

Clubes exclusivosSituado en el paseo marítimo, cerca del hotel Coral Beach, el Café del Mar (kilómetro 176 de la A-7) sigue implantando los valores ibicencos en Marbella. Exclusivos clubes de playa poseen además los hoteles Marbella Club y Puente Romano.

En Puerto Banús encontraremos exclusividad náutica. Aparcando en la avenida de las Playas del Duque bajamos al Ocean Club. Brisa marina, sol y buenrollismo son los ingredientes que burbujean en la piscina de mil metros cuadrados, de agua marina en un 40%.

Bien separadas camas con sombrilla o dosel balinés; camareros fashion que despachan mojitos de espuma de mango o de lichis y maracuyá, y mucho norteuropeo devoto de las fiestas piscineras. Si en el Nikki Beach el día grande es el domingo, en el Ocean Club es el sábado.

El Salabeach es vecino del Ocean Club, por lo que merecen lecturas comparadas escudriñándolos desde el paseo marítimo.

En esta piscina se tienta a jóvenes en abigarrado bullicio con decoración vivaz al gusto tailandés, budas incluidos. Hoy viernes es el día del funky, aunque su mejor fiesta para clubbers es la llamada Lovejuice (la primera, el 29 de junio). Otra buena idea es tomar la primera copa de la noche en la disco Aqwa Mist.

Estepona y CasaresAlgunos negocios esteponeros se anuncian como si estuvieran en Marbella. Para llegar al Puro Beach desde Marbella, cambiar de sentido en el kilómetro 157. De paso podremos tomar un café en el Kempinski Hotel Bahía y echar un vistazo a su piscina inundada de vegetación.

Retomar la autovía durante 600 metros y salir hacia la Escuela Andaluza de Arte Ecuestre. Enseguida vemos el Puro Beach Marbella deslumbrante piscina con vistas a Gibraltar, morada de una clientela casual-chic que se deja mimar por los ritmos deep house y el airecito moviendo las ramas de las palmeras, sintiendo el olor a Mediterráneo.

Aquí se viene a relajarse en camas o sillones-sofás de aire marroquí-tailandés atendidos por camareros de uniforme cool. Hasta bodas playeras se organizan.

Lo que caracteriza su restauración es el sushiman Suangh Shie: la delicadeza del sushi de coco está a la altura del goloso más ávido. Los viernes de julio y agosto imparte talleres de elaboración.

Seguimos por la A-7 en dirección hacia Málaga. Unos 800 metros después del cartel indicador del Sonora Beach hay que tomar el vial bajo el paso elevado. Quien se halle en la urbanización Hacienda Beach, que cante bingo.

Será la playa Arroyo de las Cañas la que nos presente el estiloso chiringuito traído de Bali. Calificar el Sonora Beach de jipiguay es quedarse corto, porque las actuaciones dominicales (acústicas los viernes), la coctelería (margarita de pomelo) –por no citar la comida mediterránea con toque oriental, la tienda de ropa playera o la cabaña de masajes– son servicios inusuales en este tipo de establecimientos.

Momento icónico: bajo la luna llena de la próxima noche de San Juan, el encendido de la hoguera acompañado por el maestro del djembe, Nansady Keita. El día 30 llega el soul de Freedonia.

Cogemos la carretera hacia Estepona, junto a la lonja aparece el restorán de pescado La Escollera. Más allá se encuentra el bonito pueblo de Casares. Pocos saben que dispone de costa y casi nadie que en ella abre el Finca Cortesín Beach Club, extensión del exclusivo hotel Cortesín (reservar la hamaca).

De Torremolinos a MijasHubo un tiempo en que La Playa Summerclub era el único local del extremo de la playa de los Álamos, conocida por su juvenil y bullaguera parroquia nacional, cuando no kitesurfista. Hoy lidera en Torremolinos el corazón de la marcha nocturna costasoleña: relax diurno para el black mojito y fiestones al anochecer.

En las citas de Los lunes al rock compiten bandas locales y en el Por amor al arte se organizan cada martes lo mismo exposiciones que pases de moda. El desenfadado dúo boquerón Les Castizos DJ son el lujazo rompepistas de los miércoles. Actuaciones dominicales a las 18.

Más pistas en Torremolinos: echar un vistazo al mobiliario playero del Maracas, donde los jueves se imparten clases de salsa. Y el bar-restorán Frutos ha hecho de la ensaladilla rusa un icono.

La Carihuela es playa aparte, no solo por sus policías municipales en Segway. Del pasado de chambaos de pescado frito queda, ocupando una plaza escondida, Casa Juan Los Mellizos (952 37 35 12) con el reclamo de su pescado y sus arroces. Preferible ir entre semana.

Sin duda, la Costa del Sol es uno de los sitios preferidos por los extranjeros y por españoles que buscan pasar unas vacaciones bien merecidas a pleno sol.

Fuente: El País de Madrid.

 Embed      
Felicidad. Un niño, una bella mujer y el mar iluminados por el sol del mediodía.
Felicidad. Un niño, una bella mujer y el mar iluminados por el sol del mediodía.
 Embed      
Florencia Colacito
Florencia Colacito
 Embed      
Blanco. El sol del Mediterráneo brilla sobre las blancas fachadas de los edificios de Marbella y reluce en los cascos de las embarcaciones de paseo que llenan los muelles.
Blanco. El sol del Mediterráneo brilla sobre las blancas fachadas de los edificios de Marbella y reluce en los cascos de las embarcaciones de paseo que llenan los muelles.
 Embed      
Málaga. Una de las ciudades más bellas y visitadas por los extranjeros.
Málaga. Una de las ciudades más bellas y visitadas por los extranjeros.
 Embed