Diario Uno > afondo

La confianza, ante todo

Por Bernardo Stamateas*bernardoresponde@gmail.com

Columna de autoayuda

*Psicólogo, sexólogo y escritor. Autor de los best sellers Gente tóxica, Quiero un cambio y Fracasos exitosos, entre otros.

La confianza es fundamental para cualquier relación, ya que todas se basan en ella y es el “pegamento humano” con la otra persona. Cuando hay confianza entre las personas hay movimiento, inversiones, relaciones interpersonales buenas y duraderas.

Por eso, cuando una persona es herida en su confianza queda muy lastimada: la traición duele en lo más profundo del alma.

Y así, la desconfianza lleva a pensar a la persona que siempre detrás de un mensaje hay otro oculto que hay que desenmarañar y que detrás de cada persona que se le acerca existe una motivación para lastimarlo.

También nos encontramos con personas que se van al otro extremo, personas crédulas que no toman los recaudos para entablar una relación personal o financiera. Pero es necesario explicitar en toda relación ya sea interpersonal o empresarial qué es lo que esperamos de los demás.

Todo contrato en una empresa tiene una parte formal –por ejemplo un contrato laboral en donde tenemos una tarea a desarrollar y además derechos y obligaciones– pero también tiene un “contrato emocional”, no escrito, que todo jefe espera de un empleado y es que se “ponga la camiseta” y trabaje con responsabilidad.

Pero aunque el contrato se pueda disolver en caso de tener un conflicto entre las partes, no es tan fácil sanar la parte afectiva. Si estos “contratos emocionales” no se satisfacen una de las partes siempre se va a sentir desilusionada y defraudada. Por esto debemos establecer vínculos sanos con las otras personas.

Quienes investigaron sobre la confianza determinaron que hay tres actitudes o estrategias que debemos desarrollar para que el otro pueda confiar en nosotros:1) Carácter: el carácter es trasparencia y la trasparencia activa la confianza. Cuando una persona no tiene dobles intenciones y se muestra tal cual es ante los demás está poniendo las cartas sobre la mesa y es por esto que inspira confianza. El carácter tiene que ver con ser en como uno es en todos los ámbitos en donde se mueva, en no tomar lo que no es suyo, en ser íntegro y moverse siempre en la verdad. Necesitamos volver a recuperar el valor de la palabra.

2) Capacidad: la persona que se capacita y que se supera inspira confianza.

3) Química: se puede ser íntegro y capaz, pero si tu carácter no conecta con los demás, es decir, si tu actitud no es positiva, todas tus relaciones terminarán quebrándose. Muchas personas se jactan de ir siempre de frente y decir lo que piensan, pero no siempre es el camino certero el decir las cosas como las vemos, ya que se puede lastimar al otro, por eso es que debemos hacerlo con tacto para que el otro capte lo que queremos decir pero sin herirlo.

Por todo esto debemos analizar cómo vamos a utilizar ese potencial que tenemos y recordar que no alcanza con tener carácter, también hace falta tener capacidad y llevarse bien con los demás. Saber decir las cosas, tener una buena actitud, saber cuándo hablar y cuándo callar.

Recordemos que nuestra vida está en nuestras manos, no está en nuestros genes, sino que está en la capacidad que día a día desarrollamos para darnos a conocer y que los demás puedan ver el potencial que tenemos.La capacidad, carácter y química te van a permitir ser una persona que abre caminos y que se atreve a hacer lo que nadie nunca hizo.

Estas tres actitudes te van a permitir ser un pionero de proyectos de metas y de emprendimientos y también estas tres características no sólo te permitirán abrir caminos sino que te ayudarán a terminar cada cosa que comiences.