Diario Uno > afondo

La carta de los cobistas al “Viti”

Con mucha ironía, pero con el sabor amargo de la derrota, los cobistas mendocinos empezaron aescribirle una carta a Víctor Fayad. "Estimado correligionario y amigo", empezaba. Y seguía así: "

La verdad queremos felicitarlo por su extraordinaria capacidad para la política. No hemos visto

jamás a ningún dirigente que haya podido sacarle plata al Gobierno desde la oposición. Y, al mismo

tiempo, sacarle todos los candidatos al partido radical para las elecciones en su distrito.

Atentamente, CONFE".

La nota jamás llegó a destino, aunque alcanzó a ser escrita en medio del desconcierto de

estos referentes del partido que Julio Cobos creó hace más de dos años y que, luego de la reciente

disolución del Frente Cívico, el propio Cleto dejó al borde de la desaparición.

Otra vez, el vicepresidente terminó por romper una alianza política. Él, admirador de la

Concertación chilena, fue el factor fundamental para la separación de la Concertación Plural que lo

llevó a la vicepresidencia en 2007. Y ahora fue el que, en favor de la pretendida reunificación de

la UCR mendocina, avaló la desaparición del acuerdo entre radicales y cobistas que le sirvió para

el triunfo electoral de 2009.

Lo que viene no es mejor. Si una elección municipal generó tamaña ruptura , ¿cuál será el

futuro de este sector pensando en las elecciones de 201, donde habrá mucho más en juego?

La ruptura del Frente no sólo funcionará para que el intendente de Capital imponga sus

condiciones, sino también para desdibujar el rol de la oposición en los dos años de gobierno que le

quedan a Celso Jaque. Nadie puede garantizar ahora que la UCR y el CONFE terminen el armado de un

interbloque en la Legislatura a partir de mayo, como estaba hablado. En la Casa de Gobierno no sólo

festejan un triunfo de un intendente radical que es aliado, sino que también ya vislumbran el

futuro de una oposición dividida.

Será difícil para César Biffi consolidar su poder dentro del partido, luego del arreglo con

Fayad. El ex candidato a gobernador nunca había mostrado fortaleza política desde su asunción en la

presidencia partidaria. Su obsesión es la reunificación, aunque eso lo llevó a entregarle buena

parte del poder interno a Fayad.

La incapacidad de mantener acuerdos duraderos es la marca de la política local, aunque en

este caso los radicales y cobistas le suman otro condimento: no han podido superar sus enconos

personales y no consiguen recuperar, unos con otros, mínimos márgenes de confianza. Sin ella,

cualquier intento de trabajo conjunto resultará imposible.