Diario Uno > afondo

Hay que proponerse ser exitoso

Por Bernardo Stamateas*bernardoresponde@gmail.com

Columna de autoayuda

*Psicólogo, sexólogo y escritor. Autor de los best sellers Gente tóxica, Quiero un cambio y Fracasos exitosos, entre otros.

Si tenemos un pensamiento correcto, este va a traer consigo una creencia correcta y esta creencia te lleva a actuar correctamente, lo que nos va a dar como resultados ¡lo mejor!

Nos movemos de acuerdo con los pensamientos que tenemos.

Para poder lograr el éxito, primero tenés que verlo en tu mente, ver adónde querés llegar. Es decir que el éxito no va a depender de las horas que trabajes o del esfuerzo que pongas, ni siquiera de las estrategias que hayas diseñado si antes no lo viste en tu mente alcanzándolo.

Por eso tenés que saber que la vida no depende de la circunstancia en la que te encuentres hoy, sino de quién decidiste llegar a ser… Lo que creamos va a definir las acciones que tengamos.

Si tu mente está preparada para el éxito vas a actuar estratégicamente desde el comienzo, tus pensamientos te van a acercar a la meta y te van a alejar de todo aquello que te haga retroceder o fracasar.

También es importante ser disciplinado para poder cumplir nuestro propósito, ya que esto, acompañado por una actitud positiva y determinación, nos va a permitir enfocarnos en lo que realmente es importante y lo urgente de resolver, de esta manera vamos a saber postergar aquello que puede esperar para avanzar en nuestro objetivo.

¿Por qué hay personas que no alcanzan el éxito? Si pensamos en el trabajo como una posibilidad no sólo nos vamos a llenar de estrés, sino que nos vamos a enfermar cada vez que emprendamos algo nuevo.

Seguramente conocés personas que se quejan todo el tiempo de los resultados que obtienen y le echan la culpa a la vida por no alcanzar sus sueños, pero ya entendimos que esto no es así.

Los fracasos y las dificultades muchas veces son sólo contratiempos y es en esta situación en donde tenemos que saber en qué plano tenemos que poner esta contrariedad, no minimizarla, simplemente ver qué ha sucedido y seguir adelante.

Por este motivo es que debemos parar y observar, no para abandonar el objetivo, sino para replantear y repensar una forma diferente de hacer las cosas para poder encontrar una solución.

La mayoría de las personas fracasan por tener una mente de fracaso, no se trata de las estrategias que hayan utilizado o que no hayan trabajado, sino porque no pueden enfrentar esa mentalidad de fracaso.

Por eso es tan importante permitirles dar a nuestros pensamientos un giro, para poder pensar, disfrutar y abrazar todo lo que hacemos.

Hay que redefinir los objetivos. Primero debemos hacerlo en nuestra mente y luego escribirlos.

Segundo, intentar implementar nuevas estrategias. Si tenemos ideas nuevas y pensamiento de éxito vamos a poder revertir los errores. Recordá que la derrota no es un fracaso mientras no lo aceptás como tal.

Si tu mente está dispuesta a nuevos desafíos va a generar soluciones diferentes, de excelencia y con mayores resultados, pero tené en cuenta que antes de tener nuevos pensamientos vas a tener que “remover” de tu mente los viejos que quizá una vez te llevaron a un logro pasado pero que ya caducaron. No podemos aplicar ideas nuevas si primero no estamos dispuestos a sacar de nuestra mente las ideas viejas y obsoletas.

Hay que quebrar las estructuras mentales, porque de lo contrario va a ser muy difícil avanzar. Quizá tengás las mejores intenciones y seas una buena persona, pero si tenés los pensamientos equivocados no vas a llegar a los resultados que estás esperando.

La mente exitosa genera soluciones y resultados. Muchas personas piensan en cómo acortar el camino para llegar antes a su meta, pero los que generamos éxito sabemos que si primero nos comprometemos y trabajamos en lo difícil, lo fácil va a llegar después. Es en este punto en donde el potencial de cada uno va a ser desafiado para que nos animemos a correr riesgos y conquistar ese sueño que está dentro de nosotros.

El éxito requiere de esfuerzo, pero este tiene que ser cada día, con trabajo constante y de una energía desafiante.

Debemos ser capaces de convertir un resultado negativo en un éxito y transformar lo que no existe en un hecho.

Para generar soluciones y resultados de éxito tenés que desafiar todos los paradigmas y las estructuras mentales que te están impidiendo avanzar. De esta manera te vas a estar haciendo responsable de los fracasos y también de llegar a una solución.

Las ideas creativas surgen en una mente que no tiene límites, una mente libre de prejuicios y de pensamientos negativos; si tenés una mente sin estructuras vas a ser capaz de crear con claridad y eficiencia.

Las personas que poseen una mente de éxito hacen que las cosas sucedan y ven siempre nuevas posibilidades y estrategias para concretar su sueño.

Pensar positivamente nos ayuda a decidir mejor y a buscar una solución con rapidez en vez de paralizarnos ante el fracaso.

Si sos una persona que cree que no tiene ideas creativas o talento es mejor que explorés en tu mente y seguramente vas a encontrar muchísimas cosas que tu mente puede generar si estás dispuesto a no ser uno más del montón.