afondo afondo
miércoles 22 de noviembre de 2017

Hallaron el mayor conjunto de huellas de dinosaurio

Hace 150 millones de años, un saurópodo de 35 metros de largo dejó en lo que hoy es Francia un rastro de pisadas que se extiende a lo largo de más de 150 metros.

En 2008, una pareja de naturalistas encontró cerca de Plagne, una pequeña localidad enclavada en el macizo del Jura, al este de Francia, un extraordinario conjunto de huellas que parecían pertenecer a un dinosaurio de gran tamaño.

Poco después, un equipo de investigadores del Centro Nacional galo de Investigación Científica (CNRS, por sus siglas, en francés ) y la Universidad Claude Bernard de Lyon confirmó el hallazgo y determinó que el rastro, que se extendía a lo largo de unos 155 metros, había sido dejado por un saurópodo, que habitó la región hace 150 millones de años. Algunos de estos animales, cuyos largos cuellos y colas les otorgan un característico aspecto, podían alcanzar enormes dimensiones, pero el que se paseó en ese momento por aquella zona destacó incluso entre sus parientes.

A partir de las huellas –unas depresiones de 1,50 metros de diámetro estampadas en un estrato calcáreo–, los expertos sugirieron en un primer momento que habían sido dejadas por un espécimen que debía rondar los 25 metros de largo y unas 30 toneladas de peso. Ahora, un estudio exhaustivo de las marcas apunta que era mucho mayor, de unos 35 metros de largo y de 35 a 40 toneladas, lo que lo convertiría en uno de los animales terrestres más formidables conocidos.

El trabajo, publicado en la revista Geobios por científicos del citado CNRS y del museo La playa de los pterosaurios, en Crayssac, ha confirmado, además, que se trata del mayor conjunto de este tipo de huellas encontrado hasta la fecha, integrado por 110 pisadas. El análisis biométrico de las mismas les ha permitido establecer que el ejemplar se desplazaba a una velocidad de unos 4 kilómetros por hora, con una longitud media de zancada de 2,80 metros. Las delanteras presentan cinco impresiones dispuestas en arco, correspondientes a los dedos, y las posteriores, otras cinco, de forma más elíptica. Los paleontólogos han denominado a esta nueva icnoespecie –una clasificación que tiene en cuenta la actividad fosilizada de un ser vivo– Brontopodus plagnensis.

Paraíso insular
Durante el Titoniense, a finales del Jurásico, el área estaba bañada por un mar cálido y poco profundo. No obstante, la presencia de dinosaurios tan grandes indica que debió estar salpicada por numerosas islas cubiertas de suficiente vegetación como para garantizar el sustento de estos herbívoros. Cuando el nivel del agua descendió, quedaron conectadas por puentes de tierra naturales, lo que favoreció los desplazamientos de estos gigantes y su migración desde tierra firme.

En el yacimiento también se han encontrado otros rastros, entre los que destaca un conjunto de 18 pisadas que cubren unos 38 metros y que pertenecieron a un depredador. Hoy, estos restos se encuentran convenientemente protegidos para poder ser estudiados en mayor detalle. Es más, los investigadores están convencidos de que aún queda muchas huellas por descubrir y analizar en los alrededores de Plagne.

Fuente: Muy Interesante

Fuente:

Más Leídas