Diario Uno

Facebook los aburre

Facebook nació como un servicio para universitarios y gracias a ellos creció hasta llegar a más de mil millones de usuarios. Ahora tiene un problema precisamente con sus mejores embajadores, los adolescentes. Mark Zuckerberg, creador y consejero delegado de la red social, reconoció que ya no son tan atractivos para los adolescentes.

Así lo declaraba en el informe anual para los inversores: “Creemos que algunos de nuestros usuarios, en especial los jóvenes, están a la última y buscan de manera activa otros productos similares o como sustituto de Facebook”. Añade que esto puede dañar su negocio a medio plazo.

Adam Ludwin es uno de los que piensa que Facebook perdió parte de su halo con los más jóvenes. De hecho, lo experimentó al crear su aplicación de retoque Albumatic. Según relata en Business Insider, varios usuarios en una sesión de prueba le dijeron que, directamente, les aburría.

¿Cómo pueden aburrirse más de mil millones de personas compartiendo fotos de fiestas, excursiones y cumpleaños? María Rodríguez, consultora de estrategia en Internet de la cooperativa Enkidu, cree que se pasó el efecto moda: “La masificación de los contactos es uno de los factores. No queda bien rechazar a ese vecino del quinto que resulta ser un pesado o aquella chica con la coincidiste en un curso y que a la larga resulta no tener nada que ver contigo”.

César Calderón, Director Ejecutivo del Think Net Pensamiento Público, cree que el problema no está solo entre los jóvenes: “El mundo de los negocios está llegando a la conclusión de que tratar de vender sus productos a través de esta red social es caro y tremendamente complicado, con tasas de éxito menores que las de la web más tradicional”. Al mismo tiempo apunta algunos errores como: “Su barroco diseño, pasando por sus cambios permanentes de navegación o su creciente complejidad de uso”.

David de Ugarte, estratega de la Sociedad de las Indias Electrónicas, va más allá. Considera que Facebook triunfó por su capacidad para simplificar pero falló al querer abarcar todo. “Era más sencillo que un blog, pero ya no es el mejor en nada. Para conversar o compartir los adolescentes descubrieron Tumblr o Wordpress”, expone. En su opinión la facilidad de uso es clave: “De ahí que presten más atención a aplicaciones nacidas para el móvil y muy visuales como Pinterest e Instagram”.

Todo obedece a una estrategia para promocionar Instagram

A pesar de la alarmante declaración a los inversores Zuckerberg, guarda un as en la manga, precisamente Instagram, comprada la pasada primavera por 765 millones de euros, cuando solo contaba con 14 trabajadores. En el mismo documento el consejero delegado incluye una aclaración: “Entre las aplicaciones que cuya capacidad para enganchar a los usuarios más crece se encuentra Instagram”.

 Embed