Diario Uno > afondo

Esto no es una editorial

¿Qué es una editorial? Una definición mínima podría ser ésta: un artículo en el que se ofrece un

razonamiento que permite interpretar y valorar un hecho controvertido. De acuerdo con ella, un

modelo clásico de editorial sería aquel en que se dieran argumentos a favor y en contra de algo

para, tras ser sopesados, conducir a una conclusión, que es la que hace suya el periódico. Es un

modelo que recuerda el de las sentencias judiciales. Su eficacia depende de la limpieza y

objetividad con que se presentan los argumentos contrarios a la tesis que se defiende. El puro

sarcasmo, la caricatura de lo que se pretende refutar, suele ser señal de debilidad argumentativa.

Raymond Aron, el amigo de juventud de Sartre, editorialista durante 30 años de Le Figaro

(tras haberlo sido del Combat de Camus, junto a éste), cuenta en sus Memorias (Alianza. 1985) que

su método de trabajo consistía en "enumerar en primer lugar los argumentos de signo contrario" y

tratar de refutarlos. Según Popper, lo esencial de la actitud racionalista es la disposición a

escuchar argumentos en contra y a aprender de la experiencia. La servidumbre de la rapidez,

agravada por la presión de Internet, está dejando en desuso esa actitud racionalista. El más

conocido editorialista de la transición española, Javier Pradera, escribió poco después de dejar de

serlo que la "carga del periodista" es tener que "pronunciarse en una hora allí donde los políticos

pueden tomarse días de reflexión, los profesores meses de cavilación y los historiadores años de

investigación".

Pero además de la prisa influye la actitud. Los males del periodismo son los mismos que

afectan a la política: el sectarismo y la superficialidad; y una consecuencia de ello es la pérdida

del gusto por la argumentación, sustituida por la reafirmación del sentimiento de pertenenencia, ya

sea ideológica o nacional. En su polémica con Sartre, Camus se rebelaba contra quienes creen que

basta con instalarse en el sentido de la marcha de la historia para tener razón. O con calificar a

una cierta violencia como progresista para que los fines justifiquen los medios. Para él, un hombre

rebelde es ante todo "un hombre que dice no" (pero que es capaz de decir sí). La actitud de "

observador comprometido" de que habla Dahrendorf (La libertad a prueba. Trotta. 2009) implica un

cierto escepticismo, pero no indiferencia. Escepticismo para resistir los ataques de unanimidad que

periódicamente uniformizan a las sociedades, pero también disposición a reconocer que las razones

de los demás pueden ser para ellos tan sagradas como para nosotros las nuestras. No para buscar un

punto intermedio, sino para tomarlas en serio e intentar refutarlas.

Pronto se cumplirá un año del fallecimiento de Javier Ortiz, columnista de Público y antes

de El Mundo, del que también fue editorialista. En un artículo publicado en este último periódico

(7-10-93) llamaba la atención sobre la singularidad de la labor del editorialista, que, a

diferencia del resto de los periodistas, que cada mañana ven su nombre al frente de lo que han

escrito, trabaja de manera anónima, casi clandestina, y ni siquiera puede decir exactamente lo que

piensa, sino lo que piensa que piensa el periódico para el que trabaja. Pero añadía que los

directores combaten esa frustración dejando que sus editorialistas se desfoguen publicando columnas

firmadas. Un precedente de esto fue el acuerdo al que llegó Camus en 1944 con los editores de la

revista Les lettres francaises con motivo de la pena de muerte contra un colaboracionista, a la que

el autor de El Extranjero se oponía por principio. El artículo que había preparado para publicar

sin firma apareció con la suya, encargándose a otro redactor el editorial de aquel número.

Camus comenzó a escribir en Combat cuando era un panfleto clandestino de la Resistencia, y

fue su principal editorialista a partir de la Liberación. Jean Daniel ha recordado en un libro

reciente (A contracorriente. Gutenberg. 2008) las desviaciones que según Camus acechaban al

periodismo: el sometimiento al poder; la obsesión por agradar a cualquier precio; la mutilación de

la verdad con un pretexto comercial o ideológico; el halago a los peores instintos, el gancho

sensacionalista, la vulgaridad tipográfica. Que resumía como "desprecio a los interlocutores".

Albert Camus nunca renegó del periodista que fue en nombre del escritor que era. El lunes se

cumplieron 50 años de su fallecimiento en un accidente de coche./PATXO UNZUETA