Diario Uno afondo

Los hombres modernos van al súper, definen qué comer y compran en función de lo que es saludable. Han incorporado alimentos como yogur, cereales, quesos, postres, leches, aguas saborizadas, frutas y verduras.

Ellos y sus preocupaciones

Por UNO

Por Claudia Pagliarulonye@diariouno.net.ar

Según un estudio desarrollado por Danone Argentina, hay un nuevo paradigma de consumidor masculino: los hombres de hoy adquieren productos saludables y están atentos al impacto de los alimentos en su apariencia y bienestar.

La investigación realizada por la consultora Trendsity para Danone Argentina muestra que los patrones sociales que históricamente sirvieron de base para las diferencias naturales de los sexos se encuentran en redefinición y ejemplo de ello es la actitud de los hombres frente a la alimentación.

“El nuevo hombre y padre moderno está ganando espacio en un terreno que ha sido liderado por la mujer. Ellos van al supermercado, eligen qué comer y compran en función de lo que es sano y nutritivo para toda la familia.

Se están registrando nuevas tendencias en las que los hombres se manifiestan más atentos al impacto de los alimentos en su salud en el corto y mediano plazo, teniendo un mayor interés por la prevención”, señala la investigación.

“La dieta de la familia antes era mandato exclusivo de la mujer, pero desde que el hombre se metió en la cocina y va al súper, han ganado terreno en lo que a consumo saludable y natural se refiere”, comentó Patricia Schneier, directora de Investigación de Mercado de Danone Argentina.

Efectivamente, si bien las mujeres siguen teniendo peso a la hora de diseñar el almuerzo y la cena, la mayoría de los hombres reconoce que hay jurisdicciones que les son propias: las comidas de media mañana, la premerienda (a las 15) y la merienda, que son elegidas únicamente en función de lo que desean.

A la hora de armar su refrigerio uno de los alimentos que los hombres han incorporado a la dieta es el yogur, como un alimento saludable y a la vez una alternativa rápida de consumo, sea bebible o para comer con cuchara.

Al yogur se suman otros productos como quesos untables, cereales, postres, leches, agua pura y saborizadas, frutas y verduras.

“No sacrificar el sabor”“Los hombres se han vuelto más conscientes en cuanto al balance entre lo que es ‘comer’, eligiendo sólo lo que gusta, y ‘alimentarse’, eligiendo lo que es bueno y rico. Esto lo transfieren a sus hijos, dado que se involucran más en su alimentación y aprovechan los momentos de la comida para pasar más tiempo de calidad con ellos”, explicó la ejecutiva de Danone.

En este punto, Schneier detalló que “cuando se elige ‘comer’, lo que prima es lo agradable al paladar, lo instintivo, se busca la intensidad de sabores y texturas y tener el estómago lleno. En cambio, ‘alimentarse’ implica estar sano, ingerir vitaminas, nutrientes y productos naturales que hacen bien al cuerpo”.

En esto hay que apuntar que “lo que se busca es que los alimentos sean saludables pero que no sacrifiquen el sabor. La nueva tendencia que hay en la alimentación es lograr un equilibrio entre nutrición y sabor”.

Del estudio surge que “quienes más se cuidan son los hombres de 40 años en adelante. A esa edad tienen más control de las cantidades que ingieren. Consumen más productos descremados y light, buscan el equilibro calórico y tratan de evitar tentarse con los productos de los hijos, priorizan alimentos que son aliados de la salud y tienen mucha conciencia de que deben incluir las cuatro comidas principales”, sostuvo la responsable de investigación.

Metodología del estudio

El estudio reunió a hombres casados o viviendo en pareja de entre 27 y 47 años, con y sin hijos, en Zona Capital y GBA. El relevamiento de información se realizó a través de focus groups.