Afondo Domingo, 18 de febrero de 2018

El poder de la actitud optimista

Por Bernardo Stamateas*

bernardoresponde@gmail.com

*Psicólogo, sexólogo y escritor. Autor de los best sellers Gente tóxica, Quiero un cambio, Fracasos exitosos y Más gente tóxica, entre otros.

TW: @BerStamateas

www.bernardostamateas.com

Muchas veces, cuando enfrentamos una dificultad, tomamos la decisión de implementar ciertos cambios que, en realidad, no cambian nada. Intentamos una y otra vez hacer las mismas cosas y, como resultado, obtenemos los mismos resultados. ¿Qué deberíamos hacer en estos casos? Desarrollar el "pensamiento lateral". Dicha forma de pensar nos permite hallar una nueva estrategia para salir del pozo. Los psicólogos lo llaman "cambio 2" y se refiere al cambio que logra modificar las circunstancias. A veces es cuestión no de tener capacidad o habilidad, sino de escoger la herramienta correcta.

Una herramienta poderosa para cambiar cualquier circunstancia difícil y para disfrutar de una calidad de vida óptima es adoptar una actitud optimista. El positivismo es una manera sana de ver la vida y te invito a considerar en qué consiste.

Ser positivo es encontrar una solución a cualquier problema y compartirla.

Es fundamental hablar siempre la solución, y no el problema. Si un barco se hunde, en lugar de gritar: "¡Nos hundimos!", podemos elegir gritar: "¡Todos a nadar!". Hablar la solución frente al problema puede marcar una gran diferencia. Expresar, por ejemplo, en el ámbito laboral: "Noté este error y se me ocurrió una idea para enmendarlo" aleja toda negatividad y suma puntos a nuestro favor. Un líder de excelencia ve lo negativo, no lo niega, pero decide hablar lo positivo para dar con posibles soluciones.

No mires el tamaño de tu problema, elegí hablarle a tu problema la salida.

Ser positivo es ver lo que otros no ven, sobre todo antes de que otros lo vean.

En la inauguración del parque Disney World estaban presentes el gobernador del estado de La Florida y la viuda de su creador, Walt Disney. En un momento de la ceremonia, el gobernador miró el lugar y dijo: "¡Qué lástima que Walt no pudo ver todo esto!". La esposa le respondió: "Déjeme decirle que él siempre lo vio". Quienes eligen una actitud positiva ven lo que los demás no ven, incluso antes de que otros lo vean. Ellos se ven exitosos, sanos, prósperos y haciendo cosas extraordinarias, aun antes de que todo eso sea una realidad, lo cual los mantiene motivados y activos.

Ser positivo es ver las fortalezas y compartirlas con los demás.

Una persona con actitud positiva se enfoca en lo bueno que hay en los demás, en sus fortalezas, y las menciona. Algunos dicen: "¡Cómo me gustaría tener el talento de él o ella!" pero los seres humanos fuimos diseñados con nuestras propias capacidades. Todos tenemos puntos fuertes y otros débiles. En lugar de mirar al otro, deberíamos manifestar el potencial que llevamos en nuestro interior. La gente positiva no juzga las capacidades ajenas, no compite con los demás, sino que desarrolla y exhibe las propias. Nick Vujicic, el conferencista motivacional conocido por ser un hombre que nació sin brazos ni piernas, expresa: "Si encontrás algo positivo en tu vida, algo que nadie pueda discutir, aferrate a eso".

Ser positivo es considerar todo lo que hago como importante.

Aquel que tiene una buena actitud frente a la vida persigue cosas grandes y valora todo lo que hace, aunque sea algo pequeño y parezca insignificante. Es una persona que vive motivada, tiene un propósito en la vida y, por lo general, todo lo que hace le sale bien porque sabe que su vida tiene trascendencia.

¿Cómo es tu actitud frente a la vida? ¿Cómo será a partir de hoy?

Dejanos tu comentario