Diario Uno afondo

El famoso mercado al aire libre de Madrid, abre su encanto a los visitantes que a paso lento descubren parte del pasado español y compran a buen precio un simple abanico o una reliquia de la Edad Media.

El encuentro es en El Rastro

Por UNO

Por Por Patricia Losadalosada.patricia@diariouno.net.ar

Todos los domingos a las 11, El Rastro, famoso mercado al aire libre de Madrid, abre su encanto a los visitantes que a paso lento descubren parte del pasado español y compran a buen precio un simple abanico o una reliquia de la Edad Media como un cinturón de castidad (ver foto) que se colocaba a las mujeres para evitar la infidelidad o algún desliz sexual.

Caminar por las sinuosas calles de ese mercadillo del barrio de la Latina (en pleno centro madrileño) es un clásico paseo que no puede perderse ningún viajero que visite la capital española.

El Rastro cuenta con una historia de más de 400 años y sus puestos callejeros exhiben objetos originales, muebles, películas, prendas usadas, antigüedades y ciento de curiosidades. Todo transcurre en un clima festivo y no faltan los bares que ofrecen tapas y cerveza a un euro, o vasos de plástico llenos de aceitunas para amenizar el paseo.

La historia cuenta que la zona donde se encuentra El Rastro era el lugar donde se ubicaban las curtiembres, cerca del matadero.

Su nombre se debe a una curiosidad: en el traslado de las reses hasta el lugar donde se convertían en pieles el cuero de los animales, se dejaba un rastro de sangre que fue el que dio origen a su nombre.

Más atractivosEn los alrededores de El Rastro, inmortalizado por Joaquín Sabina con su canción “Con la frente marchita”, se encuentran negocios exclusivos de revistas antiguas de las más variadas, cuadros de pintores locales, afiches festivos, librerías y hasta negocios que venden animales domésticos.

Estas son algunas de las calles para tener en cuenta:- Fray Ceferino González (conocida como la calle de los pájaros, ya que hace muchos años se dedicaba a la venta ambulante de animales).

-San Cayetano: conocida como la calle de los pintores. Hay diferentes locales donde se pueden comprar cuadros y materiales para pintar.

- Calle de Rodas, Plaza del General Vara del Rey y Plaza de Campillo del Mundo Nuevo son zonas especializadas en la compra venta de revistas y juegos de cartas.

-En Calle del Carnero y Carlos Arniches se encuentran casas especializadas en la venta de libros antiguos.

Si bien todo transcurre en un ambiente agradable y festivo, donde los bares se llenan de gente sobre todo a la hora del almuerzo, hay que tener cuidado con los oportunistas que se mezclan entre la muchedumbre para robar.

Muy cerca se encuentra La Latina, uno de los barrios más castizos de la ciudad de calles de origen medieval que giran alrededor de las plazas de la Cebada y de la Paja.

Si bien el lugar es habitado por gran cantidad de inmigrantes, es muy frecuentado por los propios madrileños que concurren masivamente a sus bares, pubs y tabernas llenas de encanto apostadas en Cava Baja, Cava Alta o alrededor de los espacios verdes.

Se puede visitar la basílica de San Francisco el Grande o el parque de Las Vistillas, muy recomendado para disfrutar de una puesta de sol con la catedral de Santa María Real de la Almudena de fondo.