Diario Uno afondo

La destitución se produjo después de que un miembro del gobierno islamista la criticase en una entrevista por inaceptable.
 

Despedida por un escote "excesivo"

Por UNO

La popular presentadora y actriz turca Gözde Kansu, de 33 años, ha sido despedida por vestir de una forma que, a juicio de los actuales líderes del país, es demasiado provocativa. Horas después de que Hüseyin Çelik, el portavoz del gobernante Partido Justicia y Desarrollo, criticase el estilo de esta profesional, Kansu recibió la noticia de su despido del canal ATV, según informa el diario «Hürriyet».

En realidad, Çelik no la mencionó por su nombre. Durante una entrevista en la cadena Beyaz TV, el político hizo referencia a «la presentadora de un concurso» vestida con un conjunto «excesivo», aparecida en un programa en la noche del sábado. «No nos metemos en la vida de nadie, pero esto es demasiado. Es inaceptable», dijo Çelik.

Inmediatamente se desataron las especulaciones: ¿A quién se refería Çelik? Pero pronto quedó claro que solo había una candidata posible: Kansu, que había aparecido en el concurso «Velihat» con un generoso escote. No tardó en circular el rumor de que Kansu había sido despedida. El productor de «Velihat» declaró ayer que «no había nada decidido», pero confirmó que Kansu no tomará parte en el programa de la semana que viene «debido a su apretada agenda». Sin embargo, varios medios turcos han contactado con las personas implicadas y confirmado el despido.

La columnista Sevilay Yükselir se puso en contacto con los gerentes de ATV, que negaron que la decisión de suspender el contrato de Kansu se haya producido por su forma de vestir, sino por su «pobre actuación». El diario «Today’s Zaman» apunta la posibilidad de que el despido haya sido asimismo una represalia por el apoyo declarado de Kansu a las protestas antigubernamentales del pasado junio.El gobierno «sugiere» despidos

Desde la llegada al poder del AKP, en torno a un centenar de periodistas o profesionales de la comunicación han sido despedidos de sus medios por «sugerencia» de miembros del gobierno. «Al principio, se acercan a los propietarios de los medios en cócteles, recepciones o visitas diplomáticas para advertirles de que cierto periodista se está pasando de la raya. Si uno insiste en seguir cruzando esa raya, se enfrenta a la guillotina», explica el columnista Can Dündar, él mismo víctima de dichas purgas.

Los medios de comunicación turcos son en su mayoría parte de grandes conglomerados empresariales, con intereses en diversos sectores, desde la industria a la banca (la cadena NTV, por ejemplo, es propiedad del mismo grupo comercial que el banco Garanti), por lo que necesitan de una buena relación con las autoridades para desarrollar sus actividades. Por eso, se ha convertido en habitual que, en cuanto un profesional de estos medios es criticado por un miembro del gobierno, este cese de forma fulminante. La medida ha afectado a veteranos periodistas como Yavuz Baydar, Hasan Cemal, Amberin Zaman, Nuray Mert o el propio Dündar. Muchos de ellos fueron despedidos ya antes de las protestas de junio, pero la tendencia parece haberse acelerado: desde entonces al menos 72 reporteros, columnistas y presentadores han perdido su trabajo este verano, según la Unión de Periodistas de Turquía.

Fuente: ABC.es