Diario Uno afondo

¿Qué pasa cuando empieza a tomarse sidelnafil (a veces generalizado en su nombre como Viagra) desde muy temprana edad? Aquí puede haber un caso testigo.
 

Consultorio sexológico: “Sin Viagra no soy potente”

Por UNO

Estimado doctor, soy Gabriel y tuve mi primera disfunción eréctil a los 19 años. Por temor a que se repitiera empecé a tomar media pastilla de sildenafil, comprando sin receta, claro. Cuando dejaba de tomarla, si bien tenía una erección, no era tan potente. Es el caso que hoy tengo 30 años y la sigo tomando. No he ido al doctor por temor y porque no sé a qué especialista tendría que ir. ¿Qué me recomienda?Gabriel

Estimado Gabriel: la recomendación que conforme a tu relato me parece más adecuada es que hagas una consulta psicológica o sexológica. Hay algo que ha sido una constante en todos estos años a partir de esa primera experiencia de fracaso, y es el temor a fracasar nuevamente. Entonces encontrás el bastón en el cual apoyarte, y sintiéndote seguro, no lo abandonás más. Como en otras oportunidades hemos charlado, el hecho de que tengás una respuesta positiva al sildenafil significa algo muy importante. Aclaremos antes que este medicamento solamente es eficaz cuando todas las estructuras anatómicas de los genitales están sanas. No funciona cuando hay un problema vascular o neurológico que impide o dificulta la erección. Para ser más claro, no es un “destapacañerías” que va a desocluir un vaso sanguíneo. Es solamente un facilitador. Y por si esto fuera poco, solamente es posible la respuesta cuando se recibe un estímulo sexual eficaz. Para ser más claro otra vez, si tomás la pastilla y te ponés a ver un documental sobre los desastres de la guerra, no vas a tener una erección (a no ser que estés muy enfermo). Agrego algo de mi cosecha, es un medicamento, y por lo tanto debe ser siempre indicado por un profesional de la salud que haga un diagnóstico y lo considere necesario para solucionar un problema, proporcionando la receta para que sea expedido en una farmacia por un farmacéutico que va a darnos una droga producida por un laboratorio acreditado, y en una forma farmacéutica autorizada por el Ministerio de Salud de la Nación. O sea que comprarla sin receta no es “claro” de ninguna manera.

Disculpas por la digresión. Sigo. Fijate, Gabriel, que al tener esta respuesta queda claro que en primer lugar no tenés ninguna enfermedad y que, además, tenés quién te proporcione el estímulo adecuado; de no cumplirse estos requisitos no funcionaría. Entonces, ¿cuál es el temor de ir al médico? En el peor de los casos, que no es el tuyo, el ir al médico no haría más que confirmar un problema que ya existe, no va a hacer que uno se enferme.

¿Qué pasa cuando no tomás la pastilla y la erección no es “tan potente”? Que, como no estás usando el “bastón”, tenés miedo de caerte, estás más pendiente de la rigidez de tu pene que de los estímulos que recibís, y entonces el funcionamiento no es bueno.

Finalmente, te recomiendo usar menos el bastón y controlar tu salud, sin miedos a que “el doctor me encuentre algo” (eso lo decía mi abuela). Quedate tranquilo, estás sano, pero para superar esa especie de dependencia vas a necesitar ayuda psicológica o sexológica. Gracias por tu confianza.

José Luis RodríguezMédico, psicoterapeuta, especialista en sexología clínica. Docente en la Facultad de Medicina de la UNCuyo y en la Facultad de Medicina de la UDA.

www.sexualmentehablando.com.ar

¡Animate a escribirnos!Envianos tu consulta, con tu nombre y edad, a

uno.sexosentido@gmail.com