Diario Uno afondo

Especialistas en Recursos Humanos aconsejan qué hay que hacer y qué no para que las redes sociales no se conviertan en una enemiga a la hora de buscar trabajo.

Cómo cuidar tu imagen profesional en internet

Por UNO

En esta era de la web 2.0 donde la información se mueve de forma dinámica y expansiva, especialistas en Recursos Humanos hablan sobre las claves que ayudan a potenciar un perfil profesional en las redes sociales y a evitar que internet se convierta en nuestro principal enemigo a la hora de buscar trabajo.

Es necesario diferenciar primero el tipo de red que estamos utilizando con el fin de ampliar los horizontes laborales y de postulaciones, resaltan desde la consultora en Recursos Humanos Adecco.

En Facebook y en Youtube, una persona tiene la posibilidad de desarrollar su perfil o canal resaltando sus aspectos más cálidos como gustos personales, hobbies y demás.

Sin embargo, para brindar un aspecto más profesional, resaltar logros laborales y explayarse sobre experiencias, existe la red LinkedIN que conecta a miles de profesionales en todo el mundo, y hoy es considerada como una red diferenciadora de perfiles entre los millones de candidatos. Estos perfiles tienen como ventaja su formato atractivo, su mayor difusión y exposición y la posibilidad de que los candidatos y las empresas interactúen e intercambien contenidos digitales.

En este caso, una persona puede conectar con otras con las que tenga afinidad laboral, que, a su vez, pueden ser una puerta para obtener una entrevista. Valdrá más la calidad que la cantidad de los mismos.

Estas redes permiten desarrollar las informaciones claves que las empresas deseen conocer a primera vista y que, luego, puedan ampliar con el CV del postulante.

Asimismo, al considerar pertenecer a una red social y utilizarla como herramienta para la búsqueda laboral, se deberá tener cuidado con:

- Emitir expresiones negativas acerca del trabajo y/o jefes actuales o anteriores.

- Hablar y/o discutir sobre temas polémicos como política y religión.

- Subir fotos en las que se exponga una mala imagen personal.

- Faltas de ortografía o errores en la redacción, ya que éstos pueden dañar la imagen profesional.

- Cuidar qué tipo de privacidad se va a querer en el perfil y cuál es la información que estará abierta para todos.