Diario Uno afondo

El país domina casi toda Sudamérica y goza de alto respeto en la comunidad internacional.

Argentina es potencia mundial en un juego de estrategia

Por UNO

Por Alejandro Gamerogamero.alejandro@diariouno.net.ar

En el mundo virtual y on line de eRepublik, Argentina es un peso pesado, una potencia mundial. Sus casi 15 mil jugadores, que desde la vida real se contactan a diario para luchar por el país, se han ganado el respeto internacional de las otras 69 naciones que disputan este juego en red basado en la guerra y el expansionismo, objetivos para los cuales hay que elegir presidente y legisladores, gobernar, recaudar impuestos, administrar los fondos públicos y conducir las fuerzas armadas.

Los resultados están a la vista: Argentina es hoy uno de los países mas grandes y poderosos del mundo. Tiene bajo su dominio desde hace más de un mes a todo Brasil, la mitad de Sudáfrica, casi todo el Perú y el alto mando militar nacional prepara ahora la operación para liberar a Australia y Nueva Zelanda invadidas por países rivales de los argentinos.

Aquí, los hábitos y las similitudes de la vida real se filtran con facilidad. Hace pocas horas la Republica de Macedonia le dio un ultimátum de guerra a la Argentina. El gobierno nacional iba a esquivar la batalla por el gasto de fondos públicos pero la comunidad se reveló ante eso y como el Ministro de Defensa es el candidato a presidente en las próximas elecciones del 5 de octubre, rápidamente ordenó ir a la guerra.

Para ganar tiempo y evitar el ataque inmediato, el equipo diplomático argentino engañó a los macedonios con la firma de un acuerdo de paz pidiendo 24 horas para ser evaluado. Mientras, Argentina consiguió el apoyo de sus aliados y lista para la confrontación, hizo caer la propuesta de paz.

En la vida interna nacional también ocurre lo mismo. Los partidos de la derecha militar y la izquierda revolucionaria se disputan la presidencia y el control del Congreso mes a mes. Pero más allá de ellos, ya hay instalada una elite política que gobierna y se perpetúa en el poder, a diferencia de la realidad, con muy buenos resultados.

Como la economía de este mundo en guerra es bastante mala, abundan los planes sociales para crecer y trabajar y la solidaridad para salir adelante.

 Embed      
Sol Heberle
Sol Heberle
 Embed      
Tomas Deagustini
Tomas Deagustini