Diario Uno

Apple y Google las marcas más admiradas

"Ladran, Sancho… señal que cabalgamos", dijo El Hidalgo Don Quijote de la Mancha a su escudero y hoy esa frase es usual para señalar cómo la gente se fija en sus avances que hacemos en nuestras vidas. Aunque bien podría aggionarse la frase, y con perdón de Don Cervantes, podría decir "Estamos en la Fortune, señal que cabalgamos".

La revista Fortune, una de las más renombradas del ámbito de los negocios, lanza cada año su ránking de las empresas más admiradas del mundo. Un lindo espejo para las grandes marcas del mundo, que más allá de lo que sus números indiquen, siempre consideran para bien el sentirse admiradas.

No sorprende encontrar a Apple en el primer lugar. No solo porque solo dos años nos separan del deceso de su mentor, creador y alma mater, Steve Jobs, sino porque últimamente también ha pasado momentos difíciles, con el desplome de sus acciones y el fracaso de su función Maps.

Pero el renombre de la marca, que genera tantos fanáticos en el mundo como si fuera una banda de rock, dispuestos incluso a pagar precios altos por productos que en otra marca encontrarían más baratos.

El segundo lugar también lo encontramos entre las computadoras, porque pertenece a Google. Su fama está basada más que nada en que sigue siendo considerado el lugar más atractivo para trabajar, ocupando el primer lugar en las listas de Empleadores con mayor demanda de LinkedIn y Mejores Empresas para Trabajar de Fortune en 2013.

El podio se completa con el sitio de compra y venta por Internet, Amazon.com. Cada día son menos los competidores que pueden hacerle sombra; cus bajos precios, eficiente servicio al cliente y rápido crecimiento geográfico, tiene las bases para llegar a ser el mayor beneficiario del auge de la industria del comercio electrónico.

Cuarto aparece el primer gigante tradicional de las compañías, Coca-Cola. Si bien la imagen de las bebidas azucaradas puede caer debido a la cruzada mundial contra la obesidad, el crecimiento del mercado de los refrescos en país periféricos alzó (aún más) la popularidad de la bebida gaseosa por excelencia.

Y quinto tenemos a Starbucks, que a fuerza de una política más que agresiva de expansión, que lo llevo a estar prácticamente en todas las grandes ciudades del mundo, impuso su nombre entre el público. Y no solo su nombre, ya que instaló un vocabulario propio entre la gente, que hoy en día no duda en pedir un "caramel macchiato grande de soya" o un "mochaccino  medio descafeinado light venti" con la misma tranquilidad que  hace años pedía un simple "cortado".

Y el listado de Fortune sigue, para regocijo de las marcas que ocupan los primeros y envidia de las que no se encuentran en su recuento.

Fuente: NA