Diario Uno > afondo

¿Acaso la víctima también es responsable?

Casi 75 por ciento de las mujeres consultadas de una investigación realizada por Haven, unaorganización londinense que ayuda a mujeres víctimas de violaciones sexuales, dijeron que si una

víctima de violación accedió a ir a la cama con el agresor antes de producirse el ataque, debe

aceptar una cuota de la responsabilidad.

Poco más del 33 por ciento culpó a las víctimas por vestir atuendos provocativos o ir a la

casa del atacante para tomar una bebida.

Elizabeth Harrison, vocera de Haven, dijo que no existe excusa alguna para que una mujer sea

obligada a mantener relaciones sexuales cuando no lo desea.

En América Latina, especialistas en violencia contra la mujer señalan que en muchos casos,

la opinión pública puede llegar a ser muy dura con las víctimas de violaciones.

"En el contexto general, nosotros percibimos que muchas veces dicen: 'Miren cómo mostraba

todo, los pechos ¿Cómo no quieren que la toquen?' (...) Nadie tiene derecho, así la mujer esté

desnuda, de cometer una violación", le dijo a BBC Mundo, Diana Galimberti, miembro del Centro

Latinoamericano Salud y Mujer (CELSAM).

"Los medios de comunicación juegan un papel clave al no reforzar todo el tiempo que la

violación es un delito, se trate de una prostituta, de una chica que fue a una discoteca o alguien

que viene de trabajar", indicó la también directora del programa que atiende a víctimas de

violaciones en Buenos Aires, Argentina.

Otro tipo de culpa

De acuerdo con la doctora, las víctimas violaciones se sienten confundidas cuando el

atacante es el novio o el marido.

"Se nos ha hecho difícil difundir que cuando el violador es el marido o la pareja es un

delito agravado, el vínculo (entre la víctima y el agresor) no es un atenuante".

Durmiendo con el enemigo

De hecho, en varios países de América Latina, la violación dentro del matrimonio es un

delito contemplado en el código penal.

En esos casos, según la experta, a la víctima le cuesta darse cuenta que se trata de una

agresión.

En el estudio londinense, más del 33 por ciento de las mujeres consultadas dijeron haber

tenido una relación sexual contra su voluntad.

"Muchas mujeres se sienten culpables de denunciar a sus compañeros", señaló la doctora.