afondo afondo
viernes 06 de abril de 2018

A 200 años del abrazo entre San Martín y O'Higgins

Se cumplió el bicentenario de la feroz batalla de Maipú, la que dejó miles de muertos y prisioneros.

El 5 de abril, pero de hace 200 años, el Ejército de los Andes y el Ejército de Chile, al mando de los generales José de San Martín y Bernardo O'Higgins, vencieron en una feroz batalla a las tropas realistas, resultado que significaría la libertad definitiva del país vecino.

El combate en el valle del río Maipo, recordado como la batalla de Maipú y que en muchos óleos está representado por el abrazo de los dos generales triunfadores y a sus espaldas las banderas de Argentina y de Chile (pese a que en ese momento aún no existían), dejó 2.000 muertos y 3.000 españoles capturados, mientras que las fuerzas patriotas perdieron unos 1.000 hombres.

Antes de la batalla el Libertador había dado seis órdenes precisas:
"–1) Cada soldado, para batirse, llevará 100 tiros y 6 piedras; la mitad consigo y la otra mitad detrás de su respectivo cuerpo.
"–2) Antes de entrar en batalla se les dará una ración de vino o aguardiente, prefiriendo lo primero. Los jefes perorarán con denuedo a las tropas antes de entrar en batalla, imponiendo pena de la vida al que se separase de su fila, sea al avanzar, sea al retirarse.
"–3) Se dirá de los soldados, de un modo claro y terminante por sus jefes, que si un cuerpo se retira es porque el general en jefe lo ha mandado así por astucia.
"–4) Si algún cuerpo de infantería o caballería fuere cargado con arma blanca, no será esperado a pie firme, sino que le saldrá 50 pasos al encuentro con bayoneta calada o con sable.
"–5) Los heridos que no puedan andar con sus pies no serán salvados mientras dure la batalla, porque necesitando cuatro para cada uno, se debilitaría la línea en su momento.
"–6) Recomiendo a los jefes de caballería llevar a retaguardia un pelotón de 25 a 30 hombres para sablear a los soldados que vuelvan cara, así como para perseguir al enemigo mientras se reúne al resto del escuadrón. Siendo el carácter de nuestros soldados más propio para la ofensa que para la defensa, los jefes no olvidarán que en caso apurado deberán tomar la primera".

200 años después de la gesta libertadora Diario UNO papel entrega con la edición el segundo fascículo de la colección Tras los pasos del Libertador, que cada 15 días y durante todo un año repasará la vida del general José Francisco de San Martín.

Su autor, el profesor José Antonioni, definió al Libertador como un hombre "inmensamente grande por adentro e inmensamente humilde por afuera" y acotó que "sus victorias, sus luchas, son que las seducen a la gente, pero en lo personal siempre dio una imagen plana, humilde".

Antonioni lleva 43 años investigando la vida de San Martín y dice que esto "no quiere decir que sepa mucho, pero he escarbado mucho. He tenido el honor de estudiar en España, en Francia y en Bélgica. Tengo una visión absolutamente objetiva", y agregó que " con San Martín no se hace fondo nunca, siempre hay aspectos interesantes para seguir aprendiendo".

Recordó que "yo tenía la versión del Billiken de San Martín", hasta que en los '70, en un viaje a Europa, el profesor estuvo presente en Bruselas justo en el momento en que descubrían un monumento ecuestre en honor al Libertador. "Esos monumentos se los hacen solo a los reyes, a los príncipes, y que le den ese espacio al general San Martín define su grandeza".

Para Antonioni, quien tiene en su vida como primer objetivo la patria, "es una gran opción, es una opción de pocos, que nacen con ella y dedican toda su vida y los hace sublimes". Al respeto agregó que "en toda la historia y hoy mismo hay alguien que morirá tratando de ser libre y alguien que va a morir tratando de impedírselo".

El autor de Tras los pasos del Libertador sostiene que "la gran mayoría de los argentinos desconocen a San Martin" y puso como ejemplo que "el 25 de febrero fue el día de su nacimiento y pasó sin pena ni gloria, en cambio el 21 de abril fue el cumpleaños de Isabel de Inglaterra y en la embajada se reunieron para cantarle el Happy birthday. Menos mal que el 25 de febrero en Estados Unidos se dedica ese día para recordar al Libertador...".

Contó que comenzó a trabajar en los fascículos hace ya varios meses y "aún continúo trabajando" y que "he puesto el corazón" en escarbar durante estos 43 años en la vida del general y que se siente satisfecho por eso.

Será una buena forma de sumergirse en la vida del Libertador.

Dos históricas
José Antonioni pinta dos imágenes humanas del Libertador.

Recién llegado de Europa, el joven San Martín va a una fiesta, invitado por su amigo Mariano Necochea, que trata de hacerlo conocer en la sociedad rioplatense. Necochea le presenta a Remedios y ya cuando se están retirando le pregunta que le había parecido la joven: "Amigo Mariano, esta mujer me ha mirado para toda la vida", le responde el Libertador.

Antonioni cuenta que cuando San Martín conoció a quien sería su consuegra, Dominga Francisca Buchardo de Balcarce, sobre Merceditas el general le dijo: "Estimada señora, nunca quise hacer de mi hija una dama de alcurnia, pero sí una tierna madre y una dulce esposa".
Fuente:

Más Leídas