A Fondo A Fondo
domingo 11 de marzo de 2018

"Yo no podía obligar a nadie a que le gustara lo que hago"

Hernán Cattaneo. El DJ argentino más importante a nivel mundial se presenta esta tarde en la quinta Las Rosas, con su último show programado en el país para este año

Decir DJ en Argentina y en muchos lugares del mundo es remontarse inmediatamente a Hernán Cattaneo. Es que el hombre nacido en Buenos Aires es el disc jockey de nuestro país más importante y reconocido en el planeta.

Nació en Caballito pero varios momentos de su infancia los pasó en Mendoza porque parte de su familia materna vivía en esta provincia. Luego, con el paso de los años, fue empezando a descubrir su pasión por la música, lo que lo llevó a vivir en distintas partes del mundo. Muchos años viviendo en Europa lo llevaron a conocer distintas formas y, poco a poco, a convertirse en el DJ más importante con nacionalidad argentina.

Con grandes shows en los lugares más inimaginables del mundo para un argentino como pueden ser Japón, la India o Nueva Zelanda. Con espectáculos que tuvieron una duración de 20 horas. Con escenarios repletos de persona nacidas en distintas partes del mundo. Con la posibilidad de haber llenado cuatro veces el teatro Colón, algo totalmente inimaginable para este género musical, Hernán Cattaneo sigue trepando escalones entre los músicos más importantes del país.

Ahora, el DJ estará en Mendoza y se presentará esta tarde en una fiesta que se llevará a cabo en quinta las Rosas (callejón Escorihuela 5521, Guaymllén). Conformando una grilla internacional exquisita, también serán parte del line up el italiano Graziano Raffa, el griego Nick Varon y la dupla argentina Soundexile.

Con mucha amabilidad, Cattaneo habló con Escenario y recordó sus momentos en la provincia, lugar al que viene muy seguido pero que hace siete años que no se presenta con un show. Además, adelantó que probablemente este sea el último toque en Argentina del año ya que se le viene una larga gira mundial.

–Hace mucho que no venís a Mendoza...
–A Mendoza voy muy seguido pero a tocar la última vez fue en el auditorio Bustelo en el 2011, hace mucho la verdad no voy a presentarme. Será el show más grande que voy a realizar en la provincia y eso me pone muy contento.
–¿A qué has venido?
–Es que tengo familia allá. Tengo a mi tía, a todos mis primos, uno de mis cuñados trabaja en una bodega y viaja siempre también. Ellos son todos de Chacras de Coria, la familia Devoto y González. Son unos 15 parientes que siempre que voy me reciben increíble. Parte de mi infancia la pasé ahí porque mi tía también es mi madrina y me acuerdo haber jugado por las calles del barrio Bombal, donde vivían antes.

–Pero como DJ has venido poco...
–Sí, a trabajar no he ido muchas veces pero sí he dado algunos shows en distintas fiestas. Es que cuando vivía en Europa y volvía al país no hacía giras.

–¿Ahora instalado de nuevo en Buenos Aires es distinto?
–Sí, totalmente. Ahora he podido recorrer varios puntos de Argentina que es algo que siempre quise hacer.

–¿Cómo has vivido el crecimiento del electro en el país?
–Ha evolucionado mucho. Si bien se escucha desde hace mas de 20 años antes era algo muy underground, muy chiquito. Me acuerdo cuando iba a hacer fiesta con Javier Guerra que iban quizás 200 o 300 personas. No era algo popular hasta hace unos 10 años que muy lentamente ha empezado a evolucionar.

–Ahora es una de las músicas del momento...
–Sí, ha crecido mucho. Mendoza hace rato que está en el mapa de los lugares más atractivos para los mejores DJ del mundo. Ha sido un proceso largo y lento. Es que hay dos formas de instalar el sonido, una por moda que eso es muy fuerte pero como viene se va. Y después de forma orgánica que a esa gente la tenés más agarrada y siguen siendo consumidores y seguidores de la música. Lo que pasó en Argentina termina siendo muy atractivo porque todos los dj quieren pasar por el país.

–¿Por qué los fanáticos del género son tan fieles?
–Es extraño pero los fans son muy fanáticos de verdad. El 60% del público de mis shows decide seguir el género por todo el país y los alrededores. Realmente te siguen por todos lados y eso es muy importante. En el género hay un montón de subestilos y todos tienen su nicho y gente que los sigue.
–¿Cómo fue la polémica del teatro Colón?
–Nosotros recibimos una invitación del teatro y era muy importante para nosotros y decidimos hacerlo. Pero por supuesto que sabía que tenía que realizar modificaciones e hice un show totalmente nuevo y distinto. Era clave hacerlo de una forma que se justificara para sonar en el Colón. No era poner música como hago por el mundo, en el Colón era un concierto sinfónico en vez de estar yo con cuatro bandejas y mis pendrive llenos de música. Lo primero que hicimos fue avisarle a la gente que no iba a ser un show para bailar como siempre acostumbramos. El ritmo, por primera vez, iba a estar en segundo plano y el énfasis estaba puesto en la parte melódica.

–¿Por qué creés que nació la polémica?
–Es por el preconcepto de decir cómo va a haber música electrónica. La gente se va a parar a bailar arriba de las butacas. Ese fue el error. Cuando terminamos de hacer el toque la gente del lugar nos decía que fue muchísimo mejor de lo que esperaban y eso es lo importante. Además también destaco muchísimo que más de la mitad de la gente que fue a nuestro show no conocía el teatro Colón y esa fue su oportunidad de acercarse. Toda la polémica quedó en la nada porque la crítica posshow fue muy buena.

–¿A vos también te sorprendió el resultado?
–Es que yo no podía obligar a nadie a que le gustara lo que hago o no. Mi objetivo era que el show esté bien hecho para demostrar que nosotros también podíamos estar a la altura del teatro Colón. Queríamos un show bien hecho y el resultado fue que eso se logró.

–Como argentino has tocado en enormes escenarios del mundo pero el Colón es en tu país... ¿cumpliste un sueño?
–Es una oportunidad que ni siquiera lo había soñado. Sí había imaginado poder estar en un Luna Park y eso también pude cumplirlo pero la verdad que el Colón ni soñando. Es que era un locura pensar esta música en ese lugar por eso cuando recibimos la invitación fue magnífico. Es un sueño de todo el mundo, es uno de los cinco escenarios más importantes del planeta. Fue un verdadero honor y privilegio estar ahí. Poder mirar a la platea y que además estén mi mamá, mis hermanas y mi hija fue impresionante.

–El público argentino es muy pasional en muchos aspectos... ¿En este también?
–Claro que sí, los DJ internacionales aman venir a Argentina por eso. Somos latinos con ascendencia europea pero tenemos un entusiasmo único en este tipo de eventos. Eso, como artista, es lo que más se necesita porque sentís la respuesta inmediata de la gente. Me ha pasado de tocar en algunos países de Europa y que la gente esté tranquila parada escuchando, vos pensás que se están aburriendo pero después bajas y te felicitan por el show. Es algo distinto que llevamos en la sangre.

–¿Cómo es tu agenda 2018?
–El DJ tiene las agendas listas con mucha anticipación. Será mi último show en Argentina programado para este año, ahora vendrán seis espectáculos en Estados Unidos, después ocho en Europa, una gira por la India y después vuelvo a Europa, Norteamérica y algunos países de Sudamérica.
Fuente:

Más Leídas