A Fondo Domingo, 15 de julio de 2018

Se pescará menos en la Antártida

Cinco grandes compañías de pesca de kril acordaron detener sus operaciones en amplios sectores de la Antártida. Lo harán para ayudar a proteger la fauna, una decisión considerada audaz y progresista por los conservacionistas.

El gran continente helado es el hábitat natural de pingüinos, focas, ballenas y otras especies marinas para las que el kril, una especie de pequeño camarón, es su alimento básico. Pero la combinación del cambio climático y la pesca a gran escala golpearon a las poblaciones de este crustáceo.

Las cinco empresas que componen la Asociación para la Recolección Responsable del Kril procedentes de Chile, Noruega, Corea del Sur y China acordaron dejar de pescar en zonas costeras sensibles.

"Nuestros miembros acordaron que la industria debe desarrollarse de forma sustentable para garantizar la viabilidad a largo plazo de las existencias de kril y de los predadores que dependen de él", dijo la asociación. Y agregó: "Avanzamos con una iniciativa pionera, aplicando zonas de restricción voluntaria para le pesca del kril en la península Antártica".

El crustáceo se emplea sobre todo en la industria de la acuicultura.

Más noticias