A Fondo A Fondo
lunes 08 de enero de 2018

Piriápolis, la tentación de muchos argentinos

Uruguay. Combina mar y montañas y además de las playas ofrece circuitos que llevan a cerros que brindan una panorámica de la ciudad.

Uruguay espera que cerca de cuatro millones de veraneantes lleguen al país y 2,5 millones sean argentinos. La muy buena conectividad, no sólo con Buenos Aires sino también con Rosario y Córdoba, es uno de los principales puntos que tientan a la hora de planificar un descanso reparador.

A la proximidad geográfica, se le suman las ventajas y beneficios fiscales y la incorporación de más espectáculos al mejor estilo de los centros turísticos tradicionales argentinos. Durante el lanzamiento de temporada en Piriápolis, Benjamín Liberoff, subsecretario de Turismo de Uruguay, aclaró que el país apuesta al turismo durante todo el año y en todo su territorio: "Ya no hablamos solamente de turismo de sol y playa, porque se ha diversificado la oferta y con servicios de calidad", sostuvo.

Pero Uruguay tiene varios lugares clásicos a los que siempre se quiere volver, como las hermosas playas de Piriápolis y las de Punta del Este. El primero de los destinos, es idea para familia con niños pequeños y Punta, es la tentación de los adolescentes y de quienes aspiran a compartir vacaciones cerca de celebridades, entre otros atractivos de ese imponente destino internacional.

Lo cierto es que en familia, pareja, con amigos, o solos, estos dos paradores del departamento Maldonado son los más concurridos y elegidos. Aunque la propuesta de arena y sol es mucho mayor, porque si de algo puede presumir Uruguay, es de las impresionantes playas conformadas por 450 kilómetros de costa a lo largo del Río de la Plata, y 200 kilómetros de costa marítima sobre el Atlántico.

Todo junto
Piriápolis tiene el plus de combinar mar y montañas en un solo destino. Está rodeada por siete cerros. Un city tour no puede faltar durante la estadía en este tranquilo y seguro lugar llamado así por su fundador, Francisco Piria.

Se recomienda recorrer la Fuente de Venus e ingresar por las estatuas que representan al hombre y la mujer, y dar una vuelta en sentido antihorario para descargarnos de las cosas que ya no necesitamos, como el estrés laboral. Luego, hacer la vuelta en sentido horario y cargarse de la buena energía del lugar.

Los guías turísticos explican que debajo de la plaza corre un serpentín de agua que trasforma nuestro líquido corporal en más liviano. Es por eso que se debe tomar de las canillas para incorporar las energías primordiales de los orígenes del hombre. A la vez, se le pide un deseo a la Venus relacionado con la búsqueda interior que cada uno está haciendo.

El recorrido se puede continuar hacia el Cerro del Toro desde donde hay una imponente vista de la ciudad. Sin dudas, este es un paseo imperdible para grandes y chicos. El animal fue realizado en bronce en tamaño natural y de su boca fluye un pequeño chorro de agua de manantial. Traído expresamente desde París por Piria, el toro pesa aproximadamente tres mil kilos. Cuentan las leyendas populares que tocar los testículos de la escultura trae buena suerte y es por eso que muchos suben para realizar este gesto.

Son casi 250 los metros que separan su cumbre del nivel del mar. Altura que puede ser escalada a pie hasta la cima donde se dice que están enterrados los restos de varios indios. Los senderos que llevan hasta el cerro se delinean entre plantas y árboles autóctonos e indígenas, que agregan una buena cuota de encanto a la experiencia.

Una visita imperdible
El Cerro de San Antonio, es otro clásico paseo. Se caracteriza por tener en su cima una capilla del santo donde los solteros concurren a pedir novias o novios. La vista es imponente, de las mejores para divisar toda la bahía y sacar excelentes fotos.

Se puede ingresar en auto desde la calle Uruguay, o acceder a pie desde el área frente al Puerto. La subida es un ascenso en espiral. En las faldas del cerro, a unos 70 metros de altura, se encuentra la escultura de La Virgen de los Pescadores, con sus brazos abiertos abrazando el mar.

En ese punto está situada la piedra fundacional de Piriápolis y en ese lugar fue donde se celebró la primera misa de la ciudad. Originalmente era de terracota pero fue destruida, y la actual estatua es de hierro fundido. Se llega a ella por unos escalones y ahí mismo se encuentra la Fuente de la Virgen.
Otro atractivo es el Cerro Pan de Azúcar, donde hay una cruz de 33 metros de altura, similar a un edificio de diez pisos. Es el más alto de Uruguay junto con el Cerro de las Animas con poco menos de 500 metros.

No puede quedar fuera del recorrido, el Castillo de Piria, coronado por dos grandes torres que se parecen a las del juego de ajedrez. Fue una de las residencias particulares que tuvo el fundador del primer balneario de este país. Hoy, sin perder la magia y la mística de aquellos años, funciona como museo y es administrado por la Intendencia municipal de Maldonado.

Un paseo en barco con guía incluido, es una excelente opción para días nublados o donde la temperatura está baja para hacer playa.

La bahía se caracteriza por ser apacible; aun con vientos fuertes se puede navegar y hacer deportes como pesca, windsurf y navegación a vela.

Otras actividades de verano: para los amantes de los deportes, en febrero se realiza la tradicional corrida que reúne a unos tres mil atletas profesionales y amateurs. Son ocho kilómetros de maratón donde se sube y baja el Cerro del Toro.

Precios que atraen
El turismo argentino en 2016 representó el 72% de los visitantes que arribaron a Uruguay en verano, y este año no será la excepción. Uno de los motivos es porque se mantendrán los beneficios fiscales hasta abril de 2018, siempre que se pague con tarjeta de crédito -sumado a las ventajas que cada tarjeta puede ofrecer- y de débito.

Estas ventajas son el cero por ciento de IVA en hoteles, devolución del IVA sobre servicios turísticos gastronómicos (18%), devolución del 10,5% en alquileres de inmuebles y autos, y régimen de Tax Free con tarjeta de crédito en ropa o calzado en comercios que estén adheridos. Este descuento alcanza aproximadamente al 14 %, y el trámite hay que realizarlo en la Aduana.

Hay que tener en cuenta que hay que solicitar en el comercio vendedor el comprobante para poder gestionarlo a la salida del país.

También hay buenos precios en electrónica, más allá de que no haya ningún descuento extra en ese rubro.

Siempre es mejor pagarlos con tarjeta de débito, porque se tiene en cuenta la cotización oficial del dólar en ese momento. En cambio, si se abona con crédito, se tomará la cotización del dólar del día de cierre de la tarjeta.

Pagar con dinero argentino es perjudicial por cuanto se pierde en el cambio, es más conveniente hacerlo con dólares.
Fuente:

Más Leídas