A Fondo A Fondo
martes 06 de febrero de 2018

Mucha samba y poco dinero en los desfiles populares del carnaval de Rio

Los "blocos" de carnaval arrastran multitudes en Rio de Janeiro desde varios días antes de los desfiles del sambódromo y mueven millones de reales, pero esas irreverentes comparsas a duras penas consiguen recursos para mantener viva la fiesta.

Este año, 473 blocos inscritos, con sus camiones de sonido y sus orquestas, animan la vida de la ciudad. Sus participantes tienen todos los oficios y todas las edades, cariocas o turistas brasileños o extranjeros, en su gran mayoría disfrazados.

Los cortejos, que ocupan calles enteras, son gratuitos y quien quiera sumarse a ellos no tiene más que entrar en la procesión, donde se baila, se canta y se bebe cerveza en abundancia.

La mayoría de los blocos "empezó como un encuentro de amigos.

En nuestro caso, éramos quince músicos aficionados que creamos una banda", cuenta Tiago Rodrigues, de la Orquesta Voadora (Orquesta Voladora), creada en 2009, que actualmente moviliza a unas 100.000 personas.

Otro bloco, Quzomba, fue creado en 2011 por cinco amigos, con la intención de ser un taller de percusión.

"La idea era hacer un bloco con nuestros ritmos. Así conseguíamos ayudar financieramente a los integrantes. Ya hemos tenido unos 2.000 alumnos", calcula su director general, André Schmidt.

"A partir de las nuevas propuestas de algunos blocos y de sus talleres, en los últimos quince años se produjo un boom del carnaval callejero carioca", explica el productor cultural Rodrigo Rezende.

El precio del éxito

Pero el éxito aumentó los gastos y los organizadores tienen que recurrir a alternativas como el crowfunding, la financiación colectiva a través de internet. De ese modo consiguen donaciones para armar la logística, montar los equipos de sonido o garantizar la seguridad de los músicos.

Los blocos se financian principalmente con sus shows a lo largo del año, con cursos de percusión y con el eventual patrocinio de empresas privadas. El trabajo de los músicos es voluntario. El desfile de Orquesta Voadora este año costará unos 70.000 reales (22.000 dólares). "El año pasado conseguimos por primera vez no poner dinero de nuestro bolsillo", resalta Tiago.

Eso se debe a que Orquesta Voadora consiguió un patrocinio privado, que cubre la mitad de sus gastos.
Fuente:

Más Leídas