A Fondo A Fondo
domingo 01 de enero de 2017

Los paisajes de la Puna que hay que conocer

Coyaguayma, Pirquitas, Orosmayo y Liviara son algunos de los poblados atractivos para el turista que busca profundizar en las raíces de pueblos escondidos con mucha tradición, cultura e identidad

Paisajes y formaciones típicas de la región de Puna muy poco explorados, el arraigo a las prácticas de las civilizaciones andinas y los vestigios de una rica historia minera forman parte de algunas de las travesías que, al noroeste de Jujuy, distintas comunidades originarias ofrecen al turista aventurero que opte por disfrutar del recorrido de la ruta nacional 40.

Se trata de un circuito que actualmente cuenta con "un flujo turístico que ha venido creciendo de un modo exponencial" y en el que distintas comunidades ofrecen hoy más de 10 alternativas de trekking, con distintos niveles de dificultad, indicó a Télam la directora provincial de Productos Turísticos, Sandra Nazar.

Son comunidades que además de la imponencia de paisajes inexplorados de la Puna comparten sus hábitos, arraigados a la cultura andina, como ser el chaku, un antiguo método que consiste en el apresamiento de vicuñas con el objetivo de mantenerlas unas horas en cautiverio para poder esquilarlas.

Entre múltiples alternativas se ofrecen caminatas por cascadas, donde hay queñuas -especies arbóreas nativas de los Andes tropicales- y aves específicas de la región, contó a Télam, Fabricio Suruguay, capacitador de la Secretaría de Turismo que trabajó con las comunidades de la zona en un plan de impulso al turismo de base comunitario, presentado esta semana.

Al respecto, Suruguay explicó que las comunidades involucradas se encuentran situadas sobre un sitio Ramsar -Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas -, lo que denota "la oportunidad de poder observa especies únicas".

Sobre las prácticas habituales para conocer y experimentar, contó se encuentran las vinculadas a los cultivos de quinua, las caravanas de burro, y el intercambio de bienes a través del trueque con comunidades vecinas de Bolivia, entre otros.

Sin lugar a dudas el producto distintivo que se ofrece está vinculado -según Suruguay- a una rica historia de extracción artesanal de oro aluvional y a la Mina Pirquitas, de donde primero los incas y luego los españoles, sacaban distintos minerales, por lo que hoy se pueden observar vestigios de antiguas prácticas en un pueblo que aún sigue siendo minero.

Coyaguayma, Pirquitas, Orosmayo, Liviara, Loma Blanca, Lagunilla de Farayón, Cusi Cusi y Ciénega de Paicone son algunas de las comunidades que subiendo por la ruta nacional 40 rumbo a la Quiaca, en un tramo de poco más de 100 kilómetros entre los departamentos de Rinconada y Santa Catalina, el turista puede visitar encontrándose no solo con atractivos turísticos sino también con oferta gastronómica y de alojamiento.

La cascada del niño, el refugio del Kolla y un circuito en el que se exploran las prácticas artesanales de lavado de oro son algunas de las travesías que, aunque con dificultad alta y hasta dos días de duración, ofrece Orosmayo en compañía del guía local Eusebio Arana, al que se puede contactar al 0388 - 154849217.

Liviara también invita a conocer la historia del lavado de oro, pero promete por otro lado, en circuitos de no más de tres horas, el aprendizaje del uso medicinal de distintas hierbas de la zona, visualizar los procesos de producción de la quinua, recorrer un jardín geológico y conocer las historias de los Chuipas, contactando a don Santos Trejo al 0388 - 154344495 o a Gilda García al 0388 - 154701943.

Desde la altura, Cusi Cusi intenta atrapar al turista en su mirador para que conozca desde allí la cultura de sus antepasados y la actual, su naturaleza, su flora y sus aves nativas, ello a través de recorridos de corta duración por caminos carreteros y pedestres, aunque también ofrece una travesía de siete kilómetros hasta la Cascada "chorro" Pajcha, un imperdible de invierno.

El Circuito Chaupi Lomita y Torno Esesquina, con recorridos de cuatros horas - ida y vuelta - por imponentes formaciones de piedras, son las alternativas de Ciénega de Paicone, que se pueden disfrutar en vehículos adaptados junto a Joaquín Flores, disponible a través del 0388-154704858.
La provincia de Jujuy es la más boreal del país y la ruta 40 recorre su flanco occidental por 420 kilómetros en plena Puna hasta su punto final en La Quiaca.

Con el apoyo de la Secretaría de Turismo provincial, las comunidades ubicadas en cercanías de esta carretera nacional están siendo capacitadas y beneficiadas económicamente para el desarrollo de empredimientos turísticos que hagan crecer la calidad de los servicios para el visitante que elige recorrer Jujuy.
Fuente:

Más Leídas