A Fondo Lunes, 8 de enero de 2018

Los escritores y los libros para el verano

Seis autores y una editora recomiendan, a partir de sus experiencias como lectores, qué leer en estas vacaciones. Listas tan disímiles como interesantes, que abarcan todo tipo de géneros. Para todos los gustos

Los escritores Luisa Valenzuela, Claudia Piñeiro, Fernanda García Lao, Martín Kohan, Jorge Consiglio y Luciano Lamberti, y la editora Leonora Djament, recomiendan libros para leer este verano, un abanico de opciones tan variado como los lectores que en su tiempo de descanso optan por largas novelas, biografías, libros de cuentos o aquellos clásicos pendientes desde hace años.Cualquier recomendación peca de arbitraria si no se sabe a quién está dirigida la sugerencia. Frente al caso, los escritores se posicionan: "Las recomendaciones generales son complicadas porque la recomendación es sabiendo a quién le estamos proponiendo una determinada lectura", dice Claudia Piñeiro."Se supone que la lectura de verano debe ser liviana, entretenida. Sostengo lo contrario, no porque deba ser densa o compleja, sino porque tenemos más tiempo y agradecemos una lectura que nos abra a la reflexión", argumenta por su parte Luisa Valenzuela.En una clave parecida a la de Valenzuela, el escritor Martín Kohan piensa que "quienes tienen en el verano una mayor disponibilidad de tiempo para la lectura y mejores condiciones de concentración podrían aprovecharlo para dedicarse a los libros más extensos y acaso más exigentes, y no a los ligeros y fáciles, que pueden leerse en cualquier momento, o incluso nunca"."El mejor para vos es ilegible para otro. Asumo mi absoluta parcialidad. Es una recomendación subjetiva y caprichosa. Como el acto mismo de la lectura", dice García Lao. Su lista la encabeza Antonio de Guillermo Saccomanno: "lejos del réquiem: un vocativo luminoso. El diario del que no está. Duelo a modo de conversación imposible entre su autor y el amigo muerto, Antonio Dal Massetto". Otro recomendado de la autora de Nación vacuna es Adentro tampoco hay luz de Leila Sucari, "primera novela de una joven autora que hace de la voz desbocada de una nena un relato sobre la orfandad y la belleza implacable de los sentidos".En cambio Kohan, cuya obra apila títulos como Ciencias morales, propone dos reediciones de clásicos que se publicaron en los últimos meses de 2017: Ulises de James Joyce, con traducción de Costa Picazo e Historia de la revolución rusa de León Trotsky."La gran revolución política del siglo narrada y pensada por uno de sus principales hacedores y una de las grandes revoluciones literarias del siglo pueden aportar un valioso contrapunto en estos tiempos tan marcadamente reaccionarios, de hegemonía conservadora tan notoria", concluye Kohan.En un plan parecido, el poeta Luciano Lamberti apuesta por una lectura veraniega "más cercana al ensayo", La humanidad aumentada de Éric Sadin, "un libro sobre la inteligencia artificial, un tema que hace diez años sonaba como ciencia ficción pero que hoy es una realidad, que ya está entre nosotros y que en gran medida configura nuestra vida".La editora Leonora Djament, de Eterna Cadencia, sugiere Las aventuras de la China Iron de Gabriela Cabezón Cámara: "Si sus novelas anteriores podían leerse como poderosas denuncias estético-políticas de la desposesión a la que el neoliberalismo somete los cuerpos, esta convierte la oscuridad en luz y se autoproclama como utopía social, de la lengua y de los cuerpos".A su turno, Valenzuela invita con tres lecturas. En primer lugar No a mucha gente le gusta esta tranquilidad, un libro de cuentos de María Teresa Andruetto "que, enraizados en lo poético, traslucen lo oculto e inesperado que hay en el amor"; y Diario de viaje de Pretty Jane ,"un cuaderno de bitácora en forma de poemas, sorprendentemente escrito a dúo por Liliana Heer y Guillermo Saavedra".Para Jorge Consiglio las lecturas del año que pasó son La entereza de Eduardo Rubinschik , "probablemente la mejor nouvelle del año. Una trama encrespada por el absurdo con una tensión y un humor sutilísimo, que no afloja hasta la última oración"; y el volumen de cuentos Las tormentas de Santiago Craig, "escritos con una cadencia extraordinaria. Precisión, economía de recursos y peripecias desconcertantes".Piñeiro propone tres opciones "para abarcar tres tipos de lectores". "En el verano hay gente que quiere aprovechar a leer ese libro que es un poco más largo y que no pudo leer durante el año porque es más difícil de trasladar o porque le parece imposible tantas páginas". Para ellos, Patria de Fernando Aramburu, "que trata sobre la grieta que se produjo en los países vascos a partir de la acción de la ETA". Mientras que "para el que le gusta la novela -continúa- recomiendo El rapto de Miriam Molero, en la que raptan a un semiólogo que investiga sobre pornografía. Es una novela de mucha acción, muy inteligente y profunda"; finalmente, para los que se inclinan por los cuentos Piñeiro sugiere Nada contra que chocar, de Jorge Abel Muñoz, "un autor joven con cuentos muy oscuros y cotidianos".

Dejanos tu comentario