A Fondo Martes, 13 de marzo de 2018

Las drogas callejeras más mortíferas

Las sustancias psicoactivas, popularmente conocidas como drogas, tienen un poderoso efecto adictivo sobre sus consumidores. Estas sustancias, de origen mineral, vegetal e incluso animal, alteran y modifican la conciencia, el estado de ánimo, así como los procesos de pensamiento de un individuo.

La drogas modifican el cerebro. Alteran los circuitos de recompensa.

Estas sustancias están divididas en dos grandes grupos: las que cuentan con la aprobación legal (como tabaco o alcohol) y las que no. Las últimas son las que, desde hace años, están en el punto de mira de los expertos sanitarios por su alarmante crecimiento y su desenfrenada circulación.

Su consumo se ha hecho tan habitual que lo cierto es que, en la Unión Europea, poco más de una cuarta parte de la población entre 15 y 64 años (lo que se traduce en más de 93 millones de personas) ha probado drogas ilegales en algún momento de su vida. En el caso concreto de España, se ha posicionado como el segundo país de Europa, tras Reino Unido, en consumo de cocaína y el cuarto en marihuana.

Según datos de la Oficina de Drogas y Crimen Organizado de la ONU, se calcula que este negocio mueve más de 300.000 millones de dólares cada año. En nuestro país, tal y como muestra el último informe del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, en 2014, el gasto público relacionado con las drogas supuso el 0,03 % del PIB.

España, Francia y el Reino Unido son los países donde se concentran más operaciones de requisas de drogas. Por ejemplo, en 2015 se notificaron en la UE cerca de 87.000 incautaciones, siendo Bélgica, España, Francia, Italia y Portugal los países que concentraban el 78% de las 69,4 toneladas que se confiscaron.

No obstante, uno de los problemas asociados a las drogas que más preocupa es su riesgo de mortalidad. La muerte relacionada con el consumo de sustancias psicoactivas es relevante porque es un reflejo importante del impacto social y sanitario del uso de estas sustancias. En España, los últimos datos reflejan que la tasa de fallecimientos producidos por abuso de drogas se sitúa en un 14,8%. Las drogas callejeras están repletas de productos químicos muy tóxicos para el ser humano y su consumo es altamente adictivo. En esta galería, te mostramos un ranking de las más potentes.

Krokodil

Las drogas de diseño, cada vez de más fácil elaboración y tremendamente peligrosas (se elaboran con una gran variedad de productos químicos tóxicos), no paran de reproducirse y de extenderse por todo el planeta. La Organización Mundial de la Salud alerta de que estas "drogas callejeras" tienen consecuencias devastadoras para el ser humano. La droga más mortífera, más destructora y, por desgracia, con mayor popularidad es sin duda "Krokodil" (o cocodrilo). Conocida también como la "droga zombie", Krokodil es ampliamente consumida en las zonas más pobres de Rusia, donde los adictos se inyectan esta dosis en sus cuerpos; como cuesta un tercio del precio de la heroína, la hacen muy atractiva para los adictos con pocos recursos. Su nombre y sus múltiples apodos no son aleatorios: la droga provoca gangrena, flebitis, putrefacción de la piel desde dentro hacia afuera, dejando los huesos al descubierto en los peores casos; muchas veces conduce a la amputación de dedos o extremidades completas.

Whoonga

Whoonga, también conocida como nyaope, es muy popular en Sudáfrica y el peligroso cóctel está compuesto de detergente, veneno para ratas, medicamentos para el VIH y cannabis. Se trata de una droga muy muy adictiva y también muy popular entre los grupos de bajos ingresos. La nyaope se fuma y cuesta apenas 3 dólares la pieza. Es la segunda droga más mortal que existe.

Sales de baño

Sales de baño es el nombre por el que se conocen a las drogas sintéticas que contienen catinonas substitutas, con efectos muy parecidos a la anfetamina y la cocaína. Esta droga que puede inyectarse, fumarse, inhalarse o tragarse, es una gran desconocida para los científicos. Aún no se ha resuelto de qué forma interactúa esta sustancia con el cerebro y cómo la metaboliza el organismo. Lo que está claro es que aumenta la concentración de dopamina, la serotonina y la norepinefrina, provocando presión arterial alta, pensamientos suicidas y psicosis. Es la tercera droga más mortal que existe.

Metilendioxipirovalerona (MDPV)

Es una sustancia que provoca episodios de violencia extrema. Aunque no es lo habitual, se han encontrado casos puntuales de afectados que han llegado a morder a personas bajo los efectos de esta droga, de ahí su apodo de "droga caníbal".

Crack

El crack es una forma de cocaína que "coloca" de una forma muy rápida e intensa; se considera una de las drogas más adictivas y también de las más peligrosas. Esta droga se fuma en pipa y produce una rápida e intensa sensación de energía. Tras este "subidón", el efecto desaparece y sobreviene un estado depresivo-nervioso que induce a una nueva dosis. Es la cuarta droga más mortal que existe.

Heroína

La heroína, también conocida como "caballo" o "dama blanca", es una sustancia que fue sintetizada a finales del siglo XIX y principios del XX inicialmente para uso médico. Es una droga que se vende en forma de polvo blanco o marrón y produce dependencia psicológica y física aguda cuando se consume. A largo plazo sus efectos son: venas colapsadas , infecciones bacterianas, abscesos, infección del endocardio, artritis... Es tremendamente adictiva y conforma la quinta droga más mortal que existe.

Éxtasis líquido

Se trata de un líquido transparente que se consume, por lo general, mezclado con agua. Sus efectos son muy variados, pues puede provocar somnolencia, testarudez, dolor de cabeza, confusión e, incluso, depresión respiratoria, delirios, alucinaciones y coma.

Flakka

Flakka es una nueva droga de diseño similar a la "droga zombie" o Krokodil. Sus efectos son tan potentes como mortales. El usuario que la toma sufre alucinaciones, agresividad, hipertermia (con una temperatura corporal superior a los 38 grados), hipertensión o arritmias cardiacas. Son más adictivas incluso que las sales de baño y en cuestión de horas pueden causar la muerte. Es la sexta droga más mortal que existe.

Polvo de ángel

Originalmente se empleaba como analgésico y se presenta como un polvo blanco que se puede ingerir tanto disuelto en agua, como en estado sólido. Un consumo repetido de esta droga provoca pérdidas de memoria, disminución de los sentidos, etc.

AH-7921

Otra de las nuevas drogas duras que han aterrizado en la escena: AH-7921. Tiene gran parecido con la heroína, y se puede conseguir en forma de polvo. Es un analgésico opioide selectivo con una potencia similar a la morfina cuando es administrada por vía oral. Nunca se vendió comercialmente para uso médico. En Brasil, Reino Unido, Israel y otros países está declarada formalmente como droga ilegal. Es la séptima droga más mortal que existe.

Metanfetamina de cristal

Otra de las drogas callejeras más populares es la metanfetamina de cristal, una droga blanca y cristalina que se consume inhalándola por la nariz, fumándola o inyectándosela mediante una jeringuilla. Su nivel de adicción es sumo, ya que la sensación momentánea de felicidad, bienestar, hiperactividad y energía se esfuma en unas ocho horas. La metanfetamina de cristal está muy extendida en ambientes nocturnos como las discotecas, donde jóvenes y no tan jóvenes que con una solo dosis ya consigue atrapar al usuario y volverlo un adicto. Su dependencia es devastadora. Esta droga destruye el organismo, dañando el corazón, el cerebro (pérdida de memoria), provocando comportamientos psicóticos, agresividad... Es la octava droga más mortal que existe.

Ayahuasca

Se obtiene de la planta Banisteriopsis caapi y en algunas tribus de Sudamérica se considera como 'sagrada'. Sus niveles de toxicidad no son especialmente elevados, a diferencia de su porcentaje de adicción. Sus propiedades se caracterizan por tener un efecto relajante y alucinógeno.

Purple Drank

Purple Drank es una combinación de bebida gaseosa y una droga de receta médica de prometazina y codeína en forma de jarabe para la tos, lo que le da ese particular tono violáceo a este peligroso cóctel en forma de bebida. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios restringió incluso el uso pediátrico de fármacos con codeína para el tratamiento de la tos asociada, prohibiendo su uso en menores de 12 años. Esta droga provoca euforia, afectando también a las capacidades motoras del afectado. Somnolencia y disociación del cuerpo son otros de sus efectos. Es la novena droga más mortal que existe.

Escopolamina

La escopolamina, burundanga o "droga del violador" es una droga muy tóxica: una sobredosis puede causar depresión, taquicardia, convulsiones, delirios, parálisis, insuficiencia respiratoria y la muerte. Se conoce como "droga del violador" porque se trata de una droga de sumisión que anula la voluntad de las víctimas -que pueden desconocer lo que están tomando-, que las convierte poco menos que en maniquíes humanos o zombies sin voluntad. El afectado o afectada, pierde la memoria de ese periodo de tiempo tras desaparecer los efectos que pueden durar unas dos horas. Es la décima droga más mortal que existe.

Cocaína

Es un estimulante altamente adictivo. Esta se conoce también como la droga de los 80 y 90, precisamente por su popularidad en dichas décadas. La cocaína afecta directamente al cerebro. En dosis pequeñas, sus efectos cantidades pequeñas suelen ser euforia, energía y agilidad mental. Sin embargo, puede llevar a un comportamiento más violento. Algunas personas que consumen cocaína han experimentado irritabilidad, ansiedad, temblores, vértigos, espasmos musculares y paranoia. Las muertes ocasionadas por la cocaína suelen ser el resultado de un paro cardiaco o de convulsiones seguidas por un paro respiratorio.

Fuente: Muy Interesante