A Fondo A Fondo
domingo 28 de enero de 2018

Irónico, filoso e irreverente: adiós al creador de la antipoesía chilena

El país vecino y las letras latinoamericanas despiden al fundador de esa nueva forma de hacer poesía que lo ubicó en las antípodas de Neruda y Huidobro, y que lo hicieron único e irrepetible

"Para eso se hizo la muerte. Para medir el transcurso del tiempo". Sólo por eso es que falleció Nicanor Parra esta semana, a los 103 años. Para medir el tiempo.

"Flaco de nacimiento / Aunque devoto de la buena mesa; / De mejillas escuálidas / Y de más bien abundantes orejas; (...) Ni muy listo ni tonto de remate / Fui lo que fui: una mezcla / De vinagre y de aceite de comer / ¡Un embutido de ángel y bestia!", se definió alguna vez.

Hermano mayor de Violeta Parra, integrante de una familia de notables artistas, se creó a sí mismo como el antipoeta. "El test que aplicaba a una expresión era si podía usar o no en una conversación real; después me tranquilicé un poco y acepté también como elementos vitales las propias creaciones humanas", dijo.

Sus antipoemas se caracterizan básicamente por un enfoque narrativo y un lenguaje primariamente coloquial, en el que se destacan el humor y la ironía.

103
Nicanor Parra Sandoval nació el 5 de setiembre de 1914 en San Fabián de Alico, un pueblo cercano a la ciudad de Chillán, unos 400 kilómetros al sur de Santiago.

Sus padres fueron Nicanor Parra Parra, profesor de música, y Rosa Clara Sandoval Navarrete, quien también cantaba y tocaba la guitarra.

Varios de los nueve hijos se dedicaron a la música, entre ellos Violeta, la célebre autora de Gracias a la vida y Volver a los 17 y Roberto, en cuyas décimas se inspiró La Negra Ester, una de las obras más exitosas del teatro chileno.

Nicanor, hijo mayor, abandonó la casa paterna en 1932 y viajó a Santiago, donde hizo el último año de la enseñanza secundaria en el Instituto Nacional Barros Arana (INBA), antes de comenzar a estudiar Matemática y Física en la Universidad de Chile.

En 1935 fundó con tres amigos la Revista Nueva, distribuida en el internado. En esta, Parra realizó sus primeras publicaciones, incluyendo el cuento Gato en el camino, un texto en verso libre que le valió una amonestación del rectorado.

Ese mismo año se publicó la Antología de poesía chilena nueva, a través de la cual conoció a exponentes claves de la poesía chilena contemporánea, a los que no tenía acceso desde Chillán.

En 1937 se graduó como profesor de Matemáticas de la Universidad de Chile, y comenzó a ejercer como docente en liceos de Santiago. Ese mismo año publicó su primer poemario, Cancionero sin nombre, muy influenciado por la obra de Federico García Lorca, y decidió regresar a Chillán para ejercer como profesor de Matemáticas y Física en el Liceo de Hombres.

Allí fue nombrado poeta laureado en la Fiesta de la Primavera y se encontró por primera vez con Pablo Neruda, quien estaba de gira política apoyando la campaña presidencial de Pedro Aguirre Cerda, en representación del Frente Popular.

Al año siguiente recibió el Premio Municipal de Poesía otorgado por la Municipalidad de Santiago. En un acto de homenaje a Gabriela Mistral le dedicó su poema inédito Canto a la escuela, y ésta, por su parte, elogió su trabajo y lo catalogó como "el futuro poeta de Chile".

Después del terremoto de Chillán en enero de 1939, retornó a Santiago, donde continuó dando clases de física en su antiguo internado y de matemáticas en la Escuela de Artes y Oficios. Ese mismo año fue incluido en la antología Ocho nuevos poetas chilenos, al que le sucede Tres poetas chilenos (1942), mientras continúa investigando nuevas formas de poesía.

En 1943 viajó a Estados Unidos gracias a una beca otorgada por el Institute of International Education e hizo un posgrado en mecánica avanzada en la Universidad Brown.

Entre 1945 y 1946 se incorporó como profesor titular de Mecánica Racional en la Universidad de Chile. Poco después, en 1948, fue nombrado director interino de la Escuela de Ingeniería de esa casa de estudios, cargo que ocuparía durante veinte años.

En 1949, gracias a una beca del Consejo Británico, se fue a estudiar cosmología por dos años a Oxford, Inglaterra, y permaneció hasta 1952, tiempo que aprovechó para leer a escritores europeos clásicos y adentrarse en el psicoanálisis.

Durante este viaje contrajo matrimonio con la sueca Inga Palmen, quien lo acompañó de regreso a Chile.
Publicó Poemas y antipoemas, en 1954, donde irrumpió con el nuevo concepto de "antipoesía", el cual se oponía a toda la poesía tradicional entonces imperante en su país, encabezada por Pablo Neruda, Vicente Huidobro y Pablo de Rokha.

A partir de esta obra y esta nueva manera de hacer poesía el autor comenzaría una intensa actividad literaria y comenzaría a hacerse conocido a nivel nacional e internacional.
Fuente:

Más Leídas