A Fondo Miércoles, 23 de mayo de 2018

Hallaron restos óseos que revelan una feroz batalla hace 2.000 años

Miles de fragmentos óseos de hombres y jóvenes muertos en feroces combates hace 2.000 años fueron hallados en un yacimiento de turba de Dinamarca, proporcionando nuevas evidencias sobre los modos y costumbres de guerra de los pueblos germánicos de entonces, percibidos como "bárbaros" por los romanos.

No hay ningún documento escrito de esa batalla y se ignora dónde tuvo lugar. Los expertos, que publicaron los resultados de sus investigaciones en la revista científica estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), desenterraron en una zona de praderas húmedas y de lagos de 75 hectáreas gran cantidad de huesos de hombres que visiblemente murieron de forma violenta y que fueron arrojados a la turbera al cabo de varios meses, algunos de ellos convertidos en trofeos.

Cuatro pelvis, por ejemplo, fueron halladas ensartadas en un palo de madera, en lo que parece sugerir un misterioso ritual posbatalla.

Huesos de al menos 82 personas fueron identificados en Alken Enge, en la península danesa de Jutland, en campañas arqueológicas efectuadas de 2009 a 2014.

Es el descubrimiento más antiguo de "un gran contingente de combatientes de un ejército vencido en el primer siglo de nuestra era", anunciaron los investigadores.

"Los huesos están excepcionalmente bien conservados", dijo Mette Løvschal, del departamento de arqueología de la Universidad de Aarhus.

Más noticias