A Fondo Domingo, 7 de octubre de 2018

Evadir la cloaca nacional con una agenda propia

Otros aires. Paridad de género, Código de Faltas, educación sexual, minería...Temas alternos al dólar y la baja rencilla política.

Por fortuna existen las provincias. La tierra adentro. Un ámbito donde se respiren otros aires y donde la vida transcurra a un ritmo menos desquiciado.

El Interior -dirían los porteños- también existe. Por más que los medios de circulación nacional nos hagan caer en la ilusión de que Buenos Aires y sus aledaños sean la única realidad que importa.

Chapoteando en el estercolero

La situación general del país es de extrema delicadeza. La crisis económica atenaza el pecho de cualquiera, aunque sea un aventajado.

La rotura del tejido social solo puede dejar indiferentes a los egoístas extremos. O a los canallas.

Sin embargo, hay maneras y maneras de ir capeando el temporal.

En la City lo único de que se habla es de cotizaciones, del dólar omnipresente, de tasas, de bonos, de... la timba de las finanzas.

El país vuelto un gran casino.

Mientras, la política acompaña con su fragancia de cloaca. Con el Club del Helicóptero empujando hasta lo indecible con tal de que el Gobierno explote. Al precio que sea.

Y con la coalición gobernante colaborando, entusiástica, con el show carnicero de las dentelladas.

Macri gato, Macri y Peña son Tom y Jerry, hay que enamorarse de Christine Lagarde, yo estoy enamorado de Cristina, juicio político a Garavano, juicio político a los camaristas que absolvieron a Menem, tengo autoridad para ser fiscal de la Nación, a Cristina le decían la loca o la yegua, De Vido la odiaba...Toneladas de detritus por el estilo.

Todo trufado con los candidatos que se anotan, a cada minuto, en la carrera presidencial.

De esto comemos día tras día.

Sin tregua. Sin un instante para desintoxicarnos.

Dan ganas, aunque sea por un ratito, de apagar la tele, la radio, los portales de noticias. Sobre todo de apagar las redes, que son el posgrado de la cloaca. El máster de la agresividad.

Mendoza y su otra agenda

Es imposible que la provincia se aísle por completo del clima general.

Sin embargo, hay por aquí un loable empeño por desarrollar una agenda pública concentrada en los temas prácticos de la vida diaria.

Es una agenda de baja intensidad en comparación con los problemas macro que afronta la Nación. Lo cual termina representando una ventaja a la hora de entrar en debate.

Porque las discusiones no carecen de ardor ni de discrepancias. Pero se ha podido cerrar etapas.

Entre los asuntos que quedaron instalados está el nuevo Código de Faltas, que azuzó un compacto rechazo de la oposición.

Sin embargo, para el gobierno que encabeza Alfredo Cornejo y que tendrá en el ministro de Seguridad, Gianni Venier, a su principal ejecutor, se trata de una herramienta primordial en pos de "una sociedad ordenada, donde vayan prevaleciendo la educación y el respeto".

La agresión que un alumno de 14 años le propinó a un docente de la escuela Ejército Argentino de Tunuyán le sirvió al Ejecutivo para reafirmar su línea de pensamiento.

La Ley de Paridad de Género fue otro de los hitos de estos días.

Hubo consenso político en favor de la norma promovida por la diputada radical María José Sanz. La vicegobernadora Laura Montero militó el proyecto como si fuera propio. "Estoy feliz", celebró. Todo un símbolo.

Otros temas, otros conflictos

La agenda siguió abriendo ventanas hacia la directa realidad mendocina. Una fue a través del vocero del Arzobispado, Marcelo De Benedictis, que metió una cuña en la controversia educativa señalando que el deseo de la Iglesia es "que se respete el ideario propio de la familia y que la escuela pueda representarlo".

La DGE respondió con firmeza ratificando los lineamientos desarrollados en el plano nacional. La polémica se reinstaló en la sociedad.

Polémica repetida -y sin solución- es también la que aflora cada tanto en torno a la explotación minera. Esta vez reavivaron la peliaguda cuestión dos senadores peronistas, el guaymallino Alejandro Abraham y el malargüino Juan Agulles, apuntando hacia la ley 7.722, convertida en una especie de tabú medieval.

El Gobierno, como no enarbola un discurso antiminero, está dispuesto a avanzar siempre y cuando se trate "de una discusión seria". Urge.

Sus prioridades en la Legislatura apuntan, sin embargo, a otros dos proyectos: el Código Procesal Laboral y la Oficina General de Sumarios.

A su vez, se siguen velando armas en espera de que la furibunda tormenta económico-financiera termine de manifestarse.

Los cimientos de Hacienda están sólidos para aguantar el chubasco, aseguran. Mientras, la Provincia redobló su accionar para que la Nación salde una deuda histórica por regalías del complejo El Nihuil.

Corresponde ir en busca de todos los recursos. De todos modos, en el Ejecutivo, con el ministro de Gobierno, Lisandro Nieri, al frente, saben que la pelea de fondo, en cuanto a recursos hidroeléctricos, están en Portezuelo del Viento.

Toman la promesa del presidente Macri como palabra santa. Podría ser el comienzo de una seguidilla de represas, si se copia el exitoso modelo sanjuanino.

Una manera de generar otra agenda. De respirar un poco.

De hacerle una finta al maloliente sumidero nacional.

Más noticias